MÉXICO: ÉTICA Y PERIODISMO ENTRE LA LIBERTAD Y LA IMPUNIDAD

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MÉXICO: ÉTICA Y PERIODISMO ENTRE LA LIBERTAD Y LA IMPUNIDAD

Mensaje  Admin el Dom Oct 05, 2008 6:18 pm



UNIVERSIDAD AUTONOMA DE GUERRERO
Cátedra “Carlos Marx”. IV Coloquio: “Los Valores en el Siglo XXI”
29, 30 de septiembre y 1º de octubre de 2008, Chilpancingo, Guerrero.
X Coloquio: “Valores y Medios de Comunicación de Masas”


MEXICO:
ETICA Y PERIODISMO ENTRE LA LIBERTAD Y LA IMPUNIDAD

Cutberto Pastor Bazán
Docente investigador de la Unidad Académica de Comunicación y Mercadotecnia, UAG.


En el III Coloquio de Valores, realizado en el mes de enero del presente año, planteamos el origen y evolución del periodismo en el país y en el Estado de Guerrero, señalando algunas cuestiones éticas referidas al ejercicio de la profesión, que trataremos de desarrollar en el presente trabajo.
La ética es un tema complejo, donde existen diversas definiciones, imperando lógicamente las concepciones ideológicas de cada autor, de cada corriente ideológica que se encuentre en boga.
En éstos años es un tema bastante estudiado, aunque no muy bien aplicado. Actualmente existe gran interés por discutir, difundir, implementar y arraigar los valores de la sociedad, fundamentalmente contra las posiciones de los teóricos de la posmodernidad y su idea de un hombre “sin cualidades”.
Nos damos cuenta que puede variar desde la óptica que se pretenda estudiar e implementar. Retomamos como lo hace Luis R. López Bombino al citar a Esperanza Guisán “no existe una ética (como posiblemente no exista una historia, ni una sociología, ni una medicina), sino diversos e incluso antagónicos puntos de vista acerca de esta disciplina. A su vez la ética describe, fundamenta, prescribe y enseña, cumpliendo de este modo una importante función crítica y valorativa con respeto a la moral socialmente establecida”1.
Por lo tanto definir ética, es muy complejo, pues desde ahí estamos tomando una posición ideológica, que para muchos pudiera no ser la más adecuada ni precisa, hasta divagar dentro de concepciones erróneas tratando de encontrar una definición acorde al problema que tratamos de analizar.
Primeramente, tenemos que remontarnos a los orígenes de la sociedad, cuando el hombre pasó a sus primeras formas de organización, y con ello comenzó también a cumplir una serie de requisitos establecidos fundamentalmente por la costumbre. En este sentido, López Bombino escribe: “una de las maneras de concebir la moral a lo largo de la historia, ha sido considerar que está formada por las buenas costumbres, los hábitos y deberes emanados de las relaciones que se establecen entre los hombres, y también que es hija legítima de la justicia y la conciencia, ya que modera las pasiones, cultiva las virtudes y reprime los vicios, asumiendo a menudo la función de educación del hombre y de enseñanza de la virtud”2.
Tal parece que existen similitudes en cuanto a los conceptos de ética y de moral, “los términos de ética y moral, aunque a menudo se les utiliza como semejantes, cada uno de ellos tienen su especificidad. La ética (del griego ethos: carácter o modo de ser) es la ciencia que estudia el comportamiento moral de los hombres en sociedad. La moral (de mos o moris, en latín: costumbre) es un conjunto de normas, principios y valores, de acuerdo con el cual se regulan las relaciones entre los hombres, o entre estos y la sociedad,”3 por lo tanto, aparentemente las dos significan lo mismo, ya que en cuanto a la ética, el carácter o el modo de ser se determina por la costumbre, y en la moral, ésta también se determina por la costumbre como conjunto de normas y valores de los seres humanos en la sociedad. En este sentido son sinónimos, “pero desde hace milenios la ética se ha formado aparte como teoría de la moral y es descrita entonces, como la disciplina filosófica empeñada en la explicación científica de los problemas básicos del bien y el mal, del deber, la justicia, la conciencia y el sentido de la vida”,4 como explica el maestro Adolfo Sánchez Vázquez, “ambos conceptos no deben confundirse, pues la ética no crea la moral y en consecuencia, (se) define a la primera como la teoría o ciencia del comportamiento moral de los hombres en la sociedad”.5
En su Quinta conferencia, Etica y Marxismo, Sánchez Vázquez (Etica y política. P.69) anota: …por moral entendemos una forma específica de comportamiento humano, individual o colectivo, que se ha dado o se da realmente y que, si no se da efectivamente, se considera que debiera darse. Y por ética entendemos la atención reflexiva, teórica, ya sea en el plano ideal, propositivo, de la moral que se postula porque se juzga que debiera darse. Ambos planos no son excluyentes, pues a la ética le interesa tanto explicar la moral realmente existente, como proponer y justificar una moral para la realidad presente o futura.
Por su parte Julio García Luis, Decano de la Facultad de Comunicación de la Habana, precisa que la “Etica es el campo del conocimiento o la ciencia que se ocupa del estudio de la moral. Esta sencilla definición nos dice que la moral es un sistema de ideas que existe objetivamente en una sociedad determinada, que se ha integrado históricamente como consecuencia de las relaciones reales de vida de la gente y de la acción de factores culturales, educativos e ideológicos de diversos tipos; mientras que la ética trata de analizar desde el plano teórico esa realidad moral, para explicarla, descubrir sus fuentes, sus mecanismos de cambio, y devolverla a la sociedad como una teoría capaz de orientar a sus integrantes”6 con lo cual se aclara que la ética estudia la moral socialmente determinada en una realidad económico-social determinada.
Podemos decir que existe un binomio entre ética y moral, entre teoría y praxis. Ya que la moral es la práctica real, de elementos espontáneos o determinados por la sociedad, y la ética es la teoría o reflexión de “esa” realidad y de esa práctica social.
No olvidemos que tenemos que ubicar en donde tratamos de aplicar estas concepciones, para poder valorar la forma y manera de analizar correctamente el problema, no olvidemos cuando los fundadores del materialismo nos decían que la conciencia es producto de la forma de vida, de cómo el hombre vive en sociedad, ya que de ésta manera se dará una forma determinada de conciencia “No es nunca la conciencia lo que determina la vida, sino la vida, lo que determina la conciencia”,7 con lo cual tenemos que el hombre actúa como le dicta su conciencia, la que a su vez está determinada por su forma de vida, y por una serie de valores y principios previamente establecidos en la sociedad y posiblemente arraigados en el ser humano que cumple o trata de cumplir con esa disposición normativa interna. La realidad nos muestra que en éstos tiempos los valores morales dejan mucho que desear, la descomposición del sistema y los lastres que en ella imperan han convertido el país en un gran caos, del que es difícil salir.
Este es el problema, ya que en este sentido México vive un sistema capitalista dependiente, fundamentalmente del norteamericano, donde la política neoliberal y su aplicación está en todas partes, influyendo drásticamente en la pérdida de valores culturales, por la reproducción de los valores “norteamericanizados” que los medios masivos se encargan de reproducir día con día, “los medios de difusión, convertidos en maquinas comerciales, buscan la ganancia por encima de todo, constituyen otra prueba de que el modelo neoliberal exige al mercado un papel que no puede desempeñar sin destruir los valores ciudadanos. El 50 por ciento de los filmes que se exhiben en el mundo, el 80 por ciento de las series de televisión, el 70 por ciento de los videos, el 50 por ciento de los satélites, el 60 por ciento de las redes mundiales y el 75 por ciento de Internet son norteamericanos”.8 Como dice Michael Crichton, “se tiene la impresión de que los estadounidenses, como carecen de una cultura propia, se dedican a destruir la de los demás”.9
La agresividad del capitalismo globalizador “al avasallar, con sus guerras preventivas, la soberanía y la independencia de los pueblos, al hacer añicos la legalidad internacional, al volver las conquistas de la ciencia y la técnica contra el hombre, y al globalizar los sufrimientos, las humillaciones y la enajenación de los seres humanos, atenta no sólo contra las clases más explotadas y oprimidas y contra los más amplios sectores sociales, sino también contra la humanidad misma, lo que explica el signo anticapitalista de las recientes movilizaciones contra la guerra y de los crecientes movimientos sociales altermundistas en los que participan los más diversos actores sociales”.10


Última edición por Admin el Dom Oct 05, 2008 6:23 pm, editado 1 vez

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: MÉXICO: ÉTICA Y PERIODISMO ENTRE LA LIBERTAD Y LA IMPUNIDAD

Mensaje  Admin el Dom Oct 05, 2008 6:20 pm

Con los medios masivos, los Estados Unidos de Norteamérica, influyen ideológicamente, propagando por todo el planeta la degradación de su forma de vida, “sus valores” “sus héroes”, “su moral”, etc. sin que el Estado mejicano se encargue de contrarrestar este embate ideológico neoliberal y globalizador. Sin embargo tiene sus propios intereses, acorde con la clase en el poder, que le otorga ese poder. No hay más que una tenue respuesta en los libros de valores y educación ética de los diferentes niveles de educación. Situación por demás caótica ya que dónde vamos a retomar un ideal moral si la sociedad está determinada económica, social y políticamente de acuerdo al sistema globalizador y su influencia nefasta y negativa en la sociedad, con los medios masivos como punta de lanza de ideas y políticas contrarias al ideal moral.
Los esfuerzos que realizan académicos y otros sectores de la sociedad no bastan para fortalecer el ideal verdadero para una sociedad que necesita cambios estructurales para mejorar su estilo de vida, mejorando también sus valores morales y practica social.
En relación a la actividad periodística, y la ética del profesional de la información, en la nación, la encontramos sumida en graves problemas, ya que en el “Estado de Guerrero, al igual que en el país, y en cualquier parte del planeta donde se desarrolle el sistema capitalista, el periodismo es una empresa, y como tal responde a los intereses de clase, perdiendo de esta manera su objetividad, respondiendo de igual forma a los intereses de los dueños de los medios”11 masivos de información.
Hernán Uribe retoma la definición de Jeremy Bentham de ética general como sinónimo de ética profesional “la moralidad, el honor, la honestidad, el deber, la responsabilidad y la obligación de conciencia referidos al ejercicio de una profesión, se denomina Deontología o Etica profesional”12 “Como afirma López Bombino, toda ética es deontológica, en tanto procura siempre orientar la conducta del ser humano en relación con los deberes, con el deber-ser. Esta es una de sus cualidades principales.”13
Cuando nos referimos a la conciencia moral, nos referimos realmente a la estructura cultural-ideológica que se compone y articula por medio de valores, que se sustentan en principios, o en normas que se reflejan en actitudes e ideales. Los valores sirven de pauta al comportamiento. El sistema de valores está determinado por las condiciones materiales de existencia.
Tomaremos en cuenta las condiciones en que se desarrolla la sociedad, para tener un alto concepto del ser humano o una apreciación subjetiva del mismo, basada en la degeneración del sistema.
Hoy en día la comunicación es muy importante y determinante en toda sociedad, ya que por medio de ella se establecen relaciones entre los diferentes sectores de la misma, se trasmiten concepciones y formas de dominación de la clase en el poder, en suma se trasmite la conciencia moral de un pueblo, de una nación, etc. por medio de la ideología.
La prensa escrita cumple una función pública, y el contenido de esta función puede ser regulado con el llamado autocontrol de la misma. (José A. Rodriguez. “El control de los medios de comunicación” Pág. 15).
Existen, desde la antigüedad más remota un pequeño conjunto de valores que se distinguen en cada época, como “el amor o solidaridad universal, la justicia, la libertad, la veracidad, el respeto por la naturaleza, la vida humana y la dignidad de la persona”.14 Esta última es de suma importancia para el tratamiento de la comunicación social, o preferentemente llamada comunicación pública de masas, que debe integrar el respeto a la dignidad de la persona, “una ética centrada en la trascendencia social de la conducta humana”.15
Etica aplicada o Deontología, que sólo puede trascender, en la medida de su aplicación en lo axiológico a nivel social, como fundamento emitido de la autorregulación de la practica periodística. Esto es la creación de códigos éticos, para su aplicación por los profesionales de la información. “Consideramos que los códigos pueden ser útiles y efectivos, pero sólo si están subordinados a un sistema de valores real y si los sujetos que deben cumplirlo han intervenido activamente en su elaboración, puesta en vigor y control”.16
En el caso de México, los periodistas se integran en asociaciones, uniones y sindicatos. Siendo uno de los más representativos el SNRP (Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa), que en 1968 aprueba su código ético, pero que, al menos hoy en día, no se encarga de vigilar la practica periodística de sus agremiados, o sea que no existe control sobre sus integrantes, no pudiendo determinar la efectividad del llamado decálogo del periodista, por qué no se determina si se cumple o no. Aunque por medio de las publicaciones de los diarios, podemos suponer la inaplicabilidad de sus preceptos.
En otros países: E.E.U.U., Inglaterra y Francia, existe un órgano unipersonal independiente. Mientras que en Alemania y Holanda existe un órgano colegiado de participación independiente.
Existen los llamados Colegios de Periodistas, donde han establecido sus normas de autorregulación, y también sus formas de sanción cuando se infringen sus preceptos normativos, llegando a la reprobación pública de periódicos y revistas. Estos órganos de control democrático de los medios tendrá que estar al servicio del pluralismo de la sociedad. (José A. Rodriguez. Ob. Cit. Pág.9)
Sin embargo en el país, el problema resulta más difícil, al existir diferentes organizaciones de periodistas con diversos códigos éticos, lo cual nos lleva a reflexionar sobre la profesionalización y capacitación constante de los informadores para obtener mejor capacidad para el ejercicio de la profesión.
Los llamados medios nacionales, generalmente cuentan con su propio código ético, y como escribe Raúl Trejo, consecuentemente “el medio exige un código de ética, que sustente en la información, basado en datos comprobables y en fuentes, y si en algunos casos las fuentes se pueden hacer públicas, la información necesariamente deberá ser comprobable, debe haber hechos en lugar de adjetivos. Preguntémonos cuántos de los medios amarillistas que degradan nuestro sistema de información, podrían cumplir con ese código ético.17
En este sentido Hugo Aznar infiere la forma de tratar de solucionar el problema: “la conciencia ética del profesional, la conciencia de quien aplica el código a las circunstancias concretas de cada caso. El profesional debe conocer el contenido y el espíritu de sus códigos; pero también debe ejercer su capacidad de juicio para aplicarlos y en caso necesario adaptarlos a las circunstancias particulares de una situación dada.18
Con esto entendemos que la ética recomienda la conducta deseable, basada en los criterios y valores establecidos en cada sociedad, acorde con sus ideales, sus concepciones para mantener y preservar la sociedad en beneficio de la colectividad.
La actividad periodística es delicada, de gran riesgo y responsabilidad, no por algo se le llama el cuarto poder, ya que la opinión de un periodista, puede influir en el público lector, pero si esa información proporcionada conlleva rasgos de malicia, imprecisiones o carece de objetividad, o distorsiona la realidad, nos encontramos con la manipulación de la información beneficiando a funcionarios del estado, a políticos, a empresarios, etc. acorde con los intereses, muchas veces de los dueños de los medios masivos de comunicación.
También es cierto que no todo hecho es noticia, que debe ser difundida y conocida por el público. Se debe dar a conocer los hechos y actividades, por ejemplo de un funcionario del municipio, del estado, de la federación o de alguna otra institución, cuando se encuentra en sus funciones, o cuando hay la certeza y la manera de comprobar que está desviando recursos, para tal o cual beneficio, etc. No todo puede ser difundido. “El público no tiene el derecho de saberlo todo; tiene derecho a saber lo que atañe a la administración pública, no las tragedias personales de los hombres públicos. En este conocimiento nadie gana y muchos pierden. Las vidas privadas no tienen para qué servir de alimento”19 al rumor público.
El periodista deberá tomar en cuenta que el rumor, la intriga y la mentira no es la información que requiere la sociedad y que por lo tanto no debería difundirla.
Como afirma Abraham G. Martínez: “desde su espacio, la prensa construye o destruye hechos, vidas, la historia misma. La información es concentrada en un grupo muy reducido de personas que a través de sus espacios presionan, fuerzan, influyen en los procesos sociales y políticos según convenga a sus propios intereses. Del otro lado están los lectores, radioescuchas y televidentes que se encuentran desamparados a lo que el periodista, editor, director y empresario de la información quiera ofrecerles.”20

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: MÉXICO: ÉTICA Y PERIODISMO ENTRE LA LIBERTAD Y LA IMPUNIDAD

Mensaje  Admin el Dom Oct 05, 2008 6:21 pm

Más adelante precisa: “Los propietarios de los medios de comunicación masivos sólo buscan lo que tenga repercusiones inmediatas, efectos instantáneos: información sensacionalista y escandalosa que repercuta en su audiencia y que aumente su raiting. Al lograrlo ganan prestigio, poder y dinero”.21 Los periodistas, por su parte, buscan la información que los posicione en su medio, y en la comunidad, por lo general explotan los errores o abusos de las autoridades, pueden explotar una notica, minimizarla o exagerarla, de acuerdo también a sus intereses.
Sin embargo cuando la información es manipulada por intereses políticos o particulares se le llama “prensa negra” o mediática, a lo cual es necesario poner fin a la impunidad de los que se amparan en la libertad de expresión, para no tener informaciones inventadas, distorsionadas.
Los medios confunden a la sociedad, los medios se han apropiado e impuesto su propia moral a la comunidad, los medios confieren prestigio o destrozan la vida privada de sus enemigos, los medios determinan que información es la que será difundida, y como será difundida, los medios excluyen las informaciones que atentan contra la clase en el poder y los poderosos, los medios están determinados por sus dueños, que controlan gran parte del mercado poniendo en peligro la libre expresión de las ideas, “Los mass media dominantes del siglo XXI son instrumentos del imperialismo y su papel central en la producción capitalista es participar en la producción y reproducción de las relaciones de producción capitalista, mediante la industrialización ideológica y la enajenación mediática, (en la producción y reproducción de mensajes de las empresas transnacionales) al servicio de la explotación y la dominación del capital trasnacional”.22
Sin embargo la problemática planteada, es difícil resolver, ya que no podemos modificar la conducta del informador profesional, (recuérdese que los valores ético-morales se comienzan a enseñar desde el hogar, la escuela, la sociedad, la forma de vida, etc.) lo que sí podemos y trataremos, es contribuir al estudio del problema describiendo la práctica informativa para poder proponer un modelo analítico de la información, que nos proporcionará los elementos necesarios para poder validarlo, y presentarlo a los profesionales de la información para tratar lograr incidir en el mejoramiento de la labor informativa.
En México, cualquier persona puede ser periodista, ya que no existen requisitos legales para ello. Solamente puede contarse con la capacidad de la persona para el desempeño del oficio o profesión y si no tiene capacidad, ni voluntad de aplicar los requisitos éticos de la profesión, o si no es una persona que tome en cuenta los valores ético-morales ¿Qué hará con la información? Es el gran desafío que tiene el país.
Carlos Wagner comenta que si un periódico comenta un asunto, en su editorial, que no es tratado entre las informaciones más sobresalientes, tenemos que preguntarnos por qué. Y anota que nada se publica por casualidad, que detrás existen criterios de dirección, normas o intereses de cada escrito, fotografías, etc.
También recuerda, en su obra “Déjame que te cuente”, que “si un informador no cumplía su compromiso con la verdad, si desinformaba, informaba a medias o mal informaba a la sociedad, lo que provocaba era daño social, porque una sociedad desinformada o mal informada es fácilmente manipulable” (Ed. Trillas.2000:184).
Aún cuando existe un buen número de periodistas que ofrecen su pluma al mejor postor, también encontramos un pequeño número comprometido con su profesión, sirviendo a la sociedad. “Periodistas honestos, honorables, éticos, responsables, que conocen el poder de sus palabras, que entienden la trascendencia social de su profesión, y desde su trinchera, impulsan la democracia, la paz, la justicia, la ética, la razón…” (Ibid Idem). Este tipo de informadores profesionales es lo que el país requiere, para tratar de contener la gran influencia caótica y nefasta de los mass media, que incorporan la ideología enajenante y decadente de los países altamente desarrollados.

Sin embargo es necesario hacernos las siguientes preguntas ¿Quién reglamenta? Y ¿Para quién? y darle la respuesta correcta, que tenderá a buscar los intereses de la clase gobernante por medio del aparato legislativo a su servicio. El periodismo debe ejercerse con responsabilidad y como dice Monsiváis, debe contribuir a la emancipación de los pueblos, fundamentalmente de Latinoamérica.



REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS:


1. López Bombino, Luis R. “De qué ética hablamos” En “Por una ética nueva” Colectivo de autores. Ed. Félix Varela. La Habana, Cuba, 2007. Pág. 9.
2. López Bombino, Luis R. “Una reflexión sobre moralidad y valores” En: “Por una ética nueva” Op. Cit. Pág.189.
3. Zaldívar Pérez, Dionisio F. “Psicoética” En :“Por una ética nueva” Op. Cit. Pág. 66.
4. Uribe, Hernán. “Etica periodística en América Latina” Deontología y estatuto profesional. UNAM, México, 1984. Pág. 19. 21.
5. Ibid. Idem.
6. García Luis, Julio. “Etica y Deontología de la comunicación social” Ed. Félix Varela. La Habana, Cuba. 2005. Págs. 2,3.
7. Marx, Carlos. Engels, Federico. “La ideología alemana” Ediciones de cultura popular. Méx. 1975. Pág. 38.
8. Citado por López Bombino, Luis R. “La formación de valores ante los desafíos de los nuevos tiempos” En “Por una ética nueva” Op. Cit. Pág. 270.
9. Crihton, Michael. “Rescate en el tiempo”. Pág. Ed. DeBolsillo, Mex. 2006.
10. Sánchez Vázquez, Adolfo. “Por qué ser marxista hoy” Pág.118. En “Etica y
política”. Ed. Fondo de cultura económica. Mex. 2007.
11. Pastor Bazán, Cutberto. “Etica en los medios impresos del Estado de
Guerrero”, en III Coloquio Los Valores en el Siglo XXI. Chilpancingo,
Gro. 15, 16 y 17 de enero, 2008.
12. Uribe, Hernán. “Etica periodística en América Latina” Deontología y estatuto profesional. Op. Cit. Pág. 21.
13. Citado por García, L. Julio. “Etica, moral y comunicación” Pág. 11, En “Etica y Deontología de la comunicación social.” Ob. Cit.
14. Ob. Cit. p.17.
15. Ob. Cit. p19.
16. Ob. Cit. p.21
17. Citado por Trejo Delarbre, Raúl. “Volver a los medios” de la crítica a la ética
Ediciones cal y arena. Méx.1998. Pág. 325.
18. Aznar, Hugo. “Los códigos éticos no sirven” En “Etica y deontología de la comunicación social” Op. Cit. Pág. 50.
19. Martínez, José. Cita a Ikram Antaki, y su obra El manual del ciudadano. En
“Prensa negra”. Los límites de la libertad. Pág. 19 Fundación René Avilés Fabila, Méx. 2007.
20. Ob. Cit. Pág. 8.
21. Ob. Cit. Pág. 9.
22. Valqui, Camilo y Pastor, Cutberto: “Contribución a la crítica de la -
enajenación y dictadura mediática del capital imperialista” pág. 3
Versión Electrónica. Artículo en preparación para su publicación.

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: MÉXICO: ÉTICA Y PERIODISMO ENTRE LA LIBERTAD Y LA IMPUNIDAD

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.