EL MANIFIESTO COMUNISTA” Y LA VIGENCIA DEL MARXISMO EN EL SIGLO XXI

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL MANIFIESTO COMUNISTA” Y LA VIGENCIA DEL MARXISMO EN EL SIGLO XXI

Mensaje  Admin el Jue Sep 25, 2008 2:54 pm

II COLOQUIO NACIONAL
“LA OBRA DE CARLOS MARX FRENTE AL SIGLO XXI”
CHILPANCINGO, GRO. 23, 24 Y 25 DE ABRIL DE 2008.

“EL MANIFIESTO COMUNISTA” Y LA VIGENCIA DEL MARXISMO EN EL SIGLO XXI"

En el 160 aniversario de su publicación
En el 190 aniversario del natalicio de Marx (5 de mayo).

Cutberto Pastor Bazán (cutbertopastor@msn.com)
Docente de la Unidad Académica de Comunicación y Mercadotecnia de la U.A.G.


En este febrero 2008 se cumplieron 160 años de la publicación del “Manifiesto Comunista” de Carlos Marx y Federico Engels, maestros del proletariado que enseñaron a los obreros del mundo el camino para arribar a una nueva sociedad, basada en la igualdad, la fraternidad y la solidaridad humana. Un nuevo humanismo para un mundo convulsionado por la nociva influencia del capital y sus consecuencias económicas, políticas y sociales. Tal vez hoy esta concepción parezca de menor valor, porque la influencia nociva de los detractores del marxismo es grande, pero si tomamos en cuenta el tiempo en que se presentó, cuando las concepciones religiosas eran más imperantes, su significado y su valor es mucho mayor, ya que pone de manifiesto la gran tarea del proletariado en el proceso revolucionario para conseguir destruir el sistema capitalista. En esta magna obra Marx y Engels descubren y dan a conocer la concepción materialista de la historia, donde se establece que toda la historia es la historia de la lucha de clases, donde los hechos históricos o fenómenos sociales son explicados de acuerdo al materialismo, como algo natural sujeto a leyes y cambios paulatinos inexorablemente, “esta obra expone, con una claridad y una brillantez geniales, la nueva concepción del mundo, el materialismo consecuente aplicado también al campo de la vida social, la dialéctica como la más completa y profunda doctrina del desarrollo, la teoría de la lucha de clases y del papel revolucionario histórico mundial del proletariado como creador de una sociedad nueva, de la sociedad comunista”.1
Carlos Marx, nos dice Francisco Fernández 2 fue un revolucionario que radicalmente pensó en ir a la raíz del problema. Fue un ilustrado opuesto en toda forma al despotismo, gran lector, de joven, un liberal que, rápidamente se convirtió en un gran revolucionario, que viendo lo que pasaba a su alrededor en la vieja Alemania prusiana, en la Francia liberal y en Inglaterra, hogar del sistema capitalista, se propuso dar forma a la más importante obra, que aún perdura como forma de vida ideal contra la opresión y tiranía capitalista: el socialismo científico, esta nueva forma de pensamiento y práctica, significa, como dice Labriola, “poner el pensamiento científico al servicio del proletariado”3, pero no de un solo país, sino de todos los proletarios del mundo, porque la obra de Marx es universal, justa y exacta, para crear un mundo nuevo, con una base económica nueva, sin ningún tipo de cadenas de opresión, finalmente los obreros no tienen nada que perder, más que sus cadenas.
Muy pronto Carlos Marx, comenzó una lucha incansable para beneficio y organización de los obreros (sacrificando en esta lucha parte de vida, de su salud y a su familia), donde se unieron contra él, todas las fuerzas opositoras al bienestar común (representantes de la reacción y de la explotación, los gobiernos absolutistas y republicanos, los conservadores y los explotadores lo odiaron y lo calumniaron) ya que la clase en el poder, de cada país europeo (y aún hoy) de cada país del mundo donde impera el capital sabía (y sabe) del peligro latente en éstas ideas si se ponen en práctica, y mucho más cuando los obreros comenzaron a organizarse y ganaron poco a poco los derechos más elementales en todo trabajo, hoy reconocidos en las legislaciones de cualquier país que se considere medianamente democrático.
No existe ni a existido en el planeta otro ser humano que haya aportado tanto “por la humanidad como Carlos Marx, fundador de la doctrina sobre el socialismo y el comunismo. A él y a su amigo y colaborador Federico Engels el mundo debe la creación de la ciencia revolucionaria”,4 ya que no solamente aportaron la explicación de la naturaleza y la sociedad, sino también dieron la forma para poder cambiar la vida para que en las relaciones sociales entre los hombres reinara el ideal de la libertad, la igualdad y la fraternidad, “El manifiesto es una obra científica de inapreciable validez y, al mismo tiempo, un vehículo para la divulgación del pensamiento comunista entre los obreros y un eficaz instrumento para la agitación política. Pocas veces se han reunido en un documento político, los elementos mencionados, con tal maestría”. 5 En él se encuentran los fundamentos que darían vida a la primera Internacional (“Asociación Internacional de los Trabajadores” el 28 de septiembre de 1864, Organización que une esfuerzos por unificar el movimiento obrero mundial y lograr una actuación común con “otros” socialismos, y de la cuál Marx era el alma organizativa) y el fundamento programático del partido que crearía Lenin, por éstas y por tantas otras cosas El Manifiesto, después de 160 años, conserva “no solo vigencia científica, sino el impulso vigoroso que atrae y educa a las masas en los más diversos lugares del mundo”.6
¿Porqué es necesario el transito del capitalismo al socialismo? Si en el primero se crea riqueza. Cierto es que el capital crea riqueza, pero también es cierto que solo para los poseedores de los medios de producción, la burguesía, nacional e internacional. Aún las crisis estallan y de manera violenta. La riqueza genera miseria, “la gran industria, alterando todas las relaciones de la vida, ha aumentado los vicios, las enfermedades, la sujeción: es en suma, causa de degeneración”.7 Estas palabras de Antonio Labriola en el cincuentenario del manifiesto siguen siendo válidas en la primera década del siglo XXI, y lo serán mientras el capital siga imperando en la sociedad, ya que mientras más se desarrollan económicamente los países altamente industrializados, van surgiendo bajo su amparo nuevas formas de explotación que ponen en práctica en los confines del planeta. Efectivamente la moderna industrialización capitalista, hoy llamada globalización, crea nuevamente mayor dependencia de los países pobres necesitados de tecnología a los países desarrollados, globalizadores de economías pobres y en vías de desarrollo. En las últimas décadas el desarrollo tecnológico se ha incrementado influyendo por medio de la ciencia al servicio del capital transnacional. Consecuentemente el nuevo sistema tecnológico tiene mucho que ver con el surgimiento de nuevas enfermedades en la sociedad. A la par el mismo desarrollo impulsa la creación de nuevos vicios, y nuevas drogas, donde grandes sectores de la población en cada país son presa de ésta industria internacional, degradando y degenerando paulatinamente los valores en la sociedad.


Última edición por Admin el Jue Sep 25, 2008 2:55 pm, editado 1 vez

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: EL MANIFIESTO COMUNISTA” Y LA VIGENCIA DEL MARXISMO EN EL SIGLO XXI

Mensaje  Admin el Jue Sep 25, 2008 2:55 pm

Desde mediados del siglo XIX, hasta en los albores del siglo XXI, aún la clase obrera mundial tiene la gran esperanza de poder realizar el sueño de Marx, de una sociedad justa para cada uno de sus integrantes. Casi cada una de las revoluciones en el mundo han sido inspiradas en este ideal.
¿Qué es el comunismo? Nos dice Marx y Engels: “Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula el estado actual”,8 “El comunismo se distingue de todos los movimientos que hasta ahora lo han precedido, en el hecho de que echa por tierra la base de todas las relaciones de producción y de intercambio anteriores y que, por vez primera, considera conscientemente todas las condiciones naturales previas como creaciones de los hombres que nos han precedido hasta hoy, despojándolas de su carácter natural y sometiéndolas al poder de los individuos unidos”.9 Por su parte, declara Fidel Castro “solo hay en el mundo de hoy una forma superior de ser revolucionario: ser comunista, porque el comunista encarna la idea de la independencia, la idea de la libertad y la idea de la verdadera justicia e igualdad entre los hombres. Encarna algo más, la idea del internacionalismo, es decir, la hermandad, la solidaridad y la cooperación entre los hombres y los pueblos del mundo”,10 palabras elocuentes para describir a quienes se atreven a luchar contra toda adversidad por un mundo nuevo.
Ya en la Ideología alemana (1845-1846) Marx escribía: “No es nunca la conciencia lo que determina la vida, sino la vida, lo que determina la conciencia”;11 “La conciencia es por tanto y desde el primer momento, un producto social directo e inherente a la existencia del hombre.”12 y 11 años después de publicarse el manifiesto, clarifica esta concepción en el prólogo a la Crítica de la economía política (1859): “en la producción social de su existencia, los hombres establecen determinadas relaciones, necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a un determinado estadio evolutivo de sus fuerzas productivas materiales. La totalidad de esas relaciones de producción constituye la estructura económica de la sociedad, la base real, sobre la cual se alza un edificio jurídico y político y a la cual corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material determina el proceso social, político e intelectual de la vida en general. No es la conciencia de los hombres lo que determina su ser, por el contrario, es su existencia social lo que determina su conciencia. En una fase determinada de su desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o, -lo cual solo constituye una expresión jurídica de lo mismo- con las relaciones de producción dentro de las cuales se habían estado moviendo hasta ese momento. Esas relaciones se transforman de formas de desarrollo de las fuerzas productivas en ataduras de las mismas. Se inicia entonces una época de revolución social. Con la modificación del fundamento económico, todo ese edificio descomunal se trastoca con mayor o menor rapidez”13. Aquí encontramos la forma en que los obreros pueden y deben aprovechar estas condiciones para beneficio de la causa comunista, por medio de la organización y lucha consecuente por un mundo mejor. Aquí es donde podemos establecer un vínculo con la revolución socialista, “la revolución socialista, es uno de los problemas más importantes del socialismo científico, pues ella enseña al proletariado el camino y las vías para cumplir con su misión histórica como sepulturero del capitalismo y constructor de la nueva sociedad”.14 Marx y Engels analizaron las leyes del desarrollo capitalista y demostraron los antagonismos que conlleva en su seno la sociedad capitalista, que, a su vez, fundamentan el inevitable carácter de la revolución socialista, el hundimiento del capitalismo y la construcción del socialismo. Sin embargo en este sentido la concepción de la teoría de la revolución socialista es una de las primeras conclusiones de Marx y Engels, la que posteriormente ocupó un lugar muy importante en el trabajo creador de Lenin, como el indiscutible jefe de la primera revolución socialista triunfante en el planeta.
. Vladimir Ilich Lenin, siguiendo las bases de Marx y Engels logra por fin realizar el gran “salto al reino de la libertad” imprimiendo a la revolución rusa de 1917 el sello socialista. Por fin los obreros ganaban el poder, después de la derrota de la comuna de parís de 1871. Sin embargo para muchos a la muerte de Lenin (1924), termina la gran experiencia de construcción del proyecto socialista, para otros José Stalin es el fiel continuador de esta increíble empresa construyendo el socialismo en un solo país, incrementando vertiginosamente al término de la segunda guerra mundial el llamado bloque socialista. Mucho se habla de los errores de Stalin, pero no se puede olvidar también el triunfo sobre el nazismo alemán, ni de haber convertido a la vieja Rusia zarista en toda una potencia industrial en la década de los 50s.
Con la caída y desaparición de la ex-URSS la burguesía y el imperialismo se congraciaron, poniendo nuevamente en el blanco de sus ataques a Marx y su gran obra, originando una confusión ideológica y política que no había tenido tal precedente, propalando argumento tras argumento contra la posibilidad de implementar el socialismo, ya que supuestamente no está adecuado a las necesidades actuales de la sociedad, hablando de que solo el capitalismo es el sistema perfecto donde impera la verdadera democracia. De la cual es digno representante uno de los países históricamente más agresivos del planeta: Estados Unidos y su forma decadente de existencia, que la lleva por todo el mundo como la mejor forma de vida, el sueño posible, el sueño americano, donde se da la violación mas cruenta a los derechos humanos en los braceros latinos, la raza de color y grupos de población autóctonos, donde los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres. Este país tiene bases militares en casi 60 países, este país que ahoga en sangre las luchas democráticas en el mundo, que invade países y derroca gobiernos cuando no están acorde a sus intereses expoliadores, este país que mantiene una guerra sucia y un bloqueo inhumano contra Cuba, es el “representante” de la democracia, pero de la democracia burguesa, no de la democracia por la que luchan las fuerzas revolucionarias y progresistas, no de la democracia que buscan los movimientos libertadores de los pueblos amantes de la paz, la libertad y el socialismo.
Empero, volviendo al problema de la caída del bloque socialista, hasta que punto podemos hablar de que los países del socialismo real, representaban el ideal de Marx. Hay quienes tratan de encontrar una ruptura entre Lenin y Marx, acaso ¿Será posible poder separar el marxismo-leninismo?, ¿No era el leninismo el marxismo del siglo XX y de las revoluciones proletarias? ¿Estamos viviendo otra época, ya es el tiempo de la revolución socialista? ¿Cómo explicar el fracaso del socialismo real? Desde donde podemos hablar de revisionismo en el marxismo, ¿Es posible “volver” a Marx? Sí es posible ¿Entonces cómo degeneró el marxismo? ¿Quién o quienes lo defendieron, y quién o quienes lo mutilaron y adecuaron a las “nuevas” circunstancias? Si Lenin interpretó magistralmente el marxismo y lo desarrolló en nuevas condiciones, dándole también una estructura al partido de nuevo tipo, aunado a la experiencia de la victoria revolucionaria, no podemos más que hablar de la unificación del leninismo con el marxismo, y por lo tanto analizar consecuentemente esta experiencia, como parte del conglomerado de ideas que hoy cubren la esencia del marxismo, ya que no es posible separar el leninismo del marxismo. Es necesario conocer quienes son los verdaderos representantes de la herencia de Marx. Los mismos fundadores del moderno materialismo, lucharon arduamente contra las concepciones anticientíficas y reformistas, contra los oportunistas de todo tipo. Ya apuntaba Lenin, que con el triunfo teórico del marxismo sus enemigos tienen que disfrazarse de marxistas, también él luchó tenazmente contra las tergiversaciones al marxismo, contra el oportunismo, el reformismo y el revisionismo.
Mientras tanto anotamos que en la ex-URSS en el XX Congreso del PCUS (1956) significa la imposición de la línea de Nikita Jruschov, e implementa cambios, por medio de “sus” tesis como por ejemplo la llamada “transición pacífica” del capitalismo al socialismo, “la coexistencia pacífica” entre el capitalismo y el socialismo, “la emulación pacífica”, “el Estado de todo el pueblo”, etc. Estas “teorías” no tienen nada en común con el socialismo científico, sí con el revisionismo y oportunismo que socavó las bases económicas e ideológicas de la patria del socialismo; La renuncia a la revolución socialista para transitar del capitalismo al comunismo, abriéndose el “nuevo” periodo de la lucha parlamentaria como medio para arribar a dicha transición, incluso se “abren” las puertas del Partido, para que “toda” persona pueda ingresar en él (“partido de todo el pueblo”), con lo que se consigue la entrada de elementos que más tarde tendrán su oportunidad de implementar “nuevas” reformas, ajenas al ideal socialista. Finalmente con la llegada de Mijail Gorbachov, no es más que el vínculo y culminación de la política jruschovista de restauración capitalista, de puertas abiertas al capital transnacional, que terminó abiertamente en una economía de mercado y destruyó los últimos reductos de tipo socialista que el revisionismo no había destruido. Consideramos que con el derrumbe del socialismo real, fracasó un modelo de experiencia, más no la práctica del marxismo, lo que sí es necesario poder investigar en que momento y cómo se estableció este modelo.
El problema para muchos, ajenos totalmente al ideal de Marx, es que supuestamente su doctrina ha envejecido. Tal parece que es un problema teórico, y realmente (y de acuerdo a Lenin) es un problema práctico, “El no se limitaba al estudio y la explicación de sus textos. Para Lenin la interpretación de esa doctrina no era un objetivo propio, sino que Lenin aplicaba, precisamente, aplicaba la doctrina marxista en la práctica, en la vida y la lucha revolucionaria. De esta manera pierde rigor de golpe el problema acerca de la <caducidad> de Marx. Con este enfoque dicho problema no podía, en general, surgir”,15 además mientras subsista el sistema capitalista, aún en su forma globalizada, habrá proletarios, explotados en cada país capitalista, sedientos de cambiar sus condiciones materiales de existencia, por un mundo nuevo, mejor, y consecuentemente la justa visión materialista dialéctica nos indica la existencia de contradicciones, mismas que pueden, en un momento determinado, comenzar una situación revolucionaria, y como dijera Enver Hoxha, La revolución…. Es un problema planteado que espera solución.
Hasta aquí ya no es posible hablar de un solo marxismo, del mismo marxismo del que el propio Marx no estaba de acuerdo en denominarlo de esa manera. ¿Es posible hablar de varios marxismos, y que puedan ser, a la vez la fiel interpretación de sus fundadores? ¿Hasta donde es posible realizar un análisis de la práctica socialista durante este periodo, de manera objetiva sin poner en riesgo la verdad histórica tomando en cuenta y como base teórica los fundamentos que realmente difundió y puso en práctica Marx?, Considero que no es el momento de aventurarse en esta arista, pero si necesario realizar esta empresa, para encontrar el camino correcto y despejarlo para caminar más seguros y firmes al objetivo final del ideal del comunismo en el siglo XXI, el comunismo del tercer milenio.
Para finalizar, en cuanto al gran mérito y universalidad de Marx, ya que su obra es universal para aplicarse en cada país que esté bajo la bota capitalista, y por que cada vez se encuentran razones de gran peso para que el socialismo siga bajo la dirección de esta guía altamente revolucionaria, Ernesto Guevara expresó: “produce de pronto en la historia del pensamiento social un cambio cualitativo; interpreta la historia, comprende su dinámica, prevé el futuro, pero además de preverlo, donde acabaría su obligación científica, expresa un concepto revolucionario; no sólo hay que interpretar la naturaleza, es preciso transformarla. El hombre deja de ser esclavo e instrumento del medio y se convierte en arquitecto de su propio destino”16


Última edición por Admin el Jue Sep 25, 2008 3:00 pm, editado 1 vez

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: EL MANIFIESTO COMUNISTA” Y LA VIGENCIA DEL MARXISMO EN EL SIGLO XXI

Mensaje  Admin el Jue Sep 25, 2008 2:56 pm

BIBLIOGRAFIA:

1. Lenin, V. I. “Carlos Marx. Breve esbozo biográfico con una exposición de marxismo”. Pág. 172. O. E. en 12 Tomos. T. V. Ed. Progreso, Moscú, 1976.
2. Fernández, B.,Francisco. “Marx y los marxismos. Una reflexión para el siglo XXI” En publicacion: La teoría marxista hoy. Problemas y perspectivas Boron, Atilio A.; Amadeo, Javier; González, Sabrina. 2006 ISBN 987-1183-52- 6
http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/campus/marxis/Introduccion9.pdf
3. Labriola, Antonio. “En memoria del Manifiesto Comunista”. Pág. 80. Ed. Fontamara, España, 1979.
4. Fonseca, Jesús y Capote, Ilena. “El principio marxista-leninista del internacionalismo visto a través de los documentos del II Congreso del PCC. Pág. 130. en: Marx y la contemporaneidad. T. I. Ed. De Ciencias Sociales. Cuba, 1987.
5. Pérez Herrero, Antonio. “Centenario de la muerte de Carlos Marx”, pág. 4. En: El militante comunista. Cuba, marzo, 1983.
6. Ibid Idem.
7. Labriola, Antonio. Op. Cit. Pág. 85.
8. Marx-Engels “La ideología alemana”, Pág. 55. Ed. De Cultura popular. México, 1975.
9. Op. Cit. Pág. 131.
10. Fonseca, Jesús y Capote, Ilena. Op. Cit. Págs. 130-131.
11. Marx-Engels. Op. Cit. Pág. 38
12. Op. Cit. Pág. 45
13. Marx, Karl. “Contribución a la crítica de la economía política”. Págs. 4-5. Siglo XXI editores. México, 1980.
14. Toledo, José A. “El marxismo-leninismo y la teoría de la revolución socialista”. Pág. 43. En: Marx y la contemporaneidad. T. I. Op. Cit.
15. V.V. Mzhvienieradze. “Marx y la lucha ideológica contemporánea”. Págs. 208-209. En: Marx y la contemporaneidad. T. I. Op. Cit.
16. Matinez Triay, Alina. “Muerte de Carlos Marx”. Pág. 92. En El militante comunista. Op. Cit.

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: EL MANIFIESTO COMUNISTA” Y LA VIGENCIA DEL MARXISMO EN EL SIGLO XXI

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.