CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA DEL CAPITAL IMPERIALISTA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA DEL CAPITAL IMPERIALISTA

Mensaje  Admin el Jue Sep 25, 2008 2:39 pm



UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE GUERRERO
DE CIENCIAS SOCIALES, POLÍTICA Y HUMANAS
UNIDAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS
CUERPO ACADÉMICO “PROBLEMAS SOCIALES Y HUMANOS”
Av. Lázaro Cárdenas S/N, Ciudad Universitaria. Chilpancingo, Gro.Tel. (01 747) 47 -288-46. C.P. 39087



CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA DEL CAPITAL IMPERIALISTA


Camilo Valqui Cachi
Cutberto Pastor Bazán**


RESUMEN

A partir del análisis del contexto actual el presente trabajo centra su crítica epistémica por un lado, en las relaciones de producción capitalista sintetizadas en la propiedad privada, los procesos de acumulación de capital, las dimensiones del poder imperialista y el despliegue de la enajenación trasnacional, y por el otro, en el carácter sistémico de la dictadura mediática del siglo XXI y particularmente en el poder y papel de las corporaciones de los mass media estadounidenses, en la producción y reproducción de la explotación y dominación imperialista.

______________________________
* Dr. en Ciencias Filosóficas, trabajó en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), actualmente es profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Guerrero, estudioso sobre temas y problemas América Latina, Marxismo Clásico y Contemporáneo. Ponente en eventos nacionales e internacionales, coordinador de la Cátedra “Carlos Marx” y autor de libros, entre destacan: “Vietnam: laboratorio de hoy”, “Genocidio y revolución en El Salvador”, “La noche del águila y la saga de Magdala. Guerras y utopías de fin de Siglo”, “Marx vive: fin del capitalismo y del socialismo real”, “Desde Cuba: el derrumbe del socialismo euro soviético”. “La filosofía de la praxis en México ante del Derrumbe del socialismo soviético” y coautor de: “El pensamiento de Marx en los umbrales del Siglo XXI”, “Chiapas: regreso a la utopía”, “11 de septiembre: las caras de la globalización”, “Irak: causas e impactos de una guerra imperialista” y “Ciencias Sociales y Humanas: lecturas desde el Sur de México”, “Chiapas: la paz en la guerra” y “Problemas sociales y humanos”.
** Maestro en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de la Habana, Cuba. Actualmente es Doctorante en Comunicación Social por la misma Universidad. Profesor–investigador de la Universidad Autónoma de Guerrero en la Unidad Académica de Comunicación y Mercadotecnia (UACOM). Integrante de la Cátedra “Carlos Marx”. Ponente en eventos nacionales e internacionales. Coautor del libro “Manual de redacción y ortografía”, Ed. Pablo de la Torriente-Unión de Periodistas de Cuba, la Habana, 2008.


La producción industrial de pensamiento sistémico, la industrialización de la ideología y la enajenación mediática, han definido un complejo industrial-ideológico-político imperialista que produce y desarrolla falsa conciencia en correspondencia con los cambiantes patrones de acumulación, crisis cíclicas y las nuevas formas de seguridad y dominio imperialista.
La dictadura mediática imperial existente ha impuesto una cultura del dinero que aliena, aculturiza y produce falsa conciencia, así como cinismo como profesión de fe. Una cultura de la violencia que fluye por todo el universo humano en sus tres esferas: individual, social y natural. Una cultura de control que somete a todas las conciencias a un bombardeo continúo de mentiras sórdidas que se hacen verdades inocentes. Ha impuesto cultura truculenta a través de la cual domina, manipula, envilece, deforma, somete, aterroriza, divide, desmoviliza, asimila, amordaza y compra conciencias, valores, verdades y culturas. Por ello, la necesidad de enfrentarla no sólo con la crítica teórica sino al mismo tiempo con la crítica práctica, orientadas a la creación de medios de comunicación alternativos antisistémicos, comunitarios, autogestionarios, insurgentes y críticos. Está a la orden del día la tarea de generar conciencias críticas y revolucionarias encaminadas a lograr la emancipación definitiva de los trabajadores y pueblos del mundo.


ABSTRACT

From the analysis of the present context the present work it centers his epistémica critic on the one hand, in the synthesized relations of capitalist production in the deprived property, the processes of accumulation of capital, the dimensions of the imperialistic power and the unfolding of transnational distraction, and by the other, in the sistémico character of the mediatic dictatorship of century XXI and particularly in the power and paper of the corporations of mass average Americans, in the production and reproduction of the operation and imperialistic domination.
The industrial production of sistémico thought, the industrialization of the ideology and the mediatic distraction, have defined an imperialistic industrialist-ideological-political complex that produces and develops false conscience in correspondence with the changing patterns of accumulation, cyclical crises and the new forms of security and imperialistic dominion.
The existing imperial mediatic dictatorship has imposed a culture of the money that alienates, aculturiza and produces false conscience, as well as cynicism like faith profession. A culture of the violence that flows by all the human universe in its three spheres: individual, social and natural. A control culture that puts under all the consciences to a bombing I continue of squalid lies that become innocent truths. Truculenta has imposed culture through which it dominates, it manipulates, envilece, it deforms, it puts under, it terrifies, it divides, it demobilizes, it assimilates, it gags and it buys consciences, values, truths and cultures. For that reason, the necessity to at the same time face it not only the theoretical critic but the practical critic, oriented to antisistémicos, communitarian, autogestionarios, insurgent and critical the mass media creation alternative. It is at your service of the day the task of generating consciences directed critics and revolutionaries to obtain the definitive emancipation of the workers and towns of the world.


Introducción

Se puede plantear como hipótesis de trabajo la siguiente: Los mass media dominantes del siglo XXI son instrumentos del imperialismo y su papel central en la producción capitalista es participar en la producción y reproducción de las relaciones de producción capitalista1, mediante la industrialización ideológica y la enajenación mediática, (en la producción y reproducción de mensajes de las empresas transnacionales) al servicio de la explotación y la dominación del capital trasnacional.
Bajo esta lógica el capital trasnacional industrializa el pensamiento sistémico, la enajenación mercantil y particularmente la ideología sistémica.
En la ideología, como señala Carlos Marx, los hombres y sus relaciones aparecen invertidos, por ende, las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época. La clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder espiritual dominante. La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la producción espiritual.2
En suma, la ideología sistémica enajena y justifica el actual de cosas de crisis, hambre, exclusión social, expolio, racismo, decadencia, violencia, belicismo, terrorismo de Estado y recolonización.
Esta enajenación ideológica sistémica a través de los medios de comunicación masiva, (prensa escrita, cine, radio, tv y modernos medios tecnológicos de difusión y recepción) construye y fomenta la falsa conciencia que necesitan las oligarquías burguesas trasnacionales para mantener su predominio y dominación económica e ideológica en cada parte del planeta.
Desde esta racionalidad sistémica, los medios corporativos de comunicación masiva, son instrumentos claves del capital transnacional para explotar, dominar, silenciar, ocultar, caricaturizar, mistificar, deificar, domesticar, manipular, engañar, desinformar, frivolizar, trivializar, asimilar, fanatizar, “civilizar”, colonizar, dividir, aterrorizar, torturar, violentar, envilecer, estupidizar, criminalizar, corromper, cosificar, destruir, matar, fomentar y justificar el genocidio, el etnocidio y el ecocidio sistémicos.

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA DEL CAPITAL IMPERIALISTA

Mensaje  Admin el Jue Sep 25, 2008 2:40 pm

I. CONTEXTO Y SUPUESTOS EPISTÉMICOS PARA LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA

Las profundas metamorfosis que ha registrado el capitalismo mundial en el curso del siglo XX y que tienden a acentuarse en el presente, derivan de sus contradicciones sistémicas, de sus crisis cíclicas, de su sed de plusvalía y por ende de sus nuevos patrones de acumulación transnacional sustentados en las renovadas reestructuraciones científico-técnicas, así como en las contradicciones entre las fracciones capitalistas imperiales estadounidense, japonés, europeo, ruso, hindú y chino y de los flujos y reflujos de las luchas entre el capital y el trabajo.
Las actuales relaciones de producción capitalistas regidas por la antagónica contradicción capital-trabajo, así como las formas de explotación y dominación de los asalariados y pueblos del orbe, la lucha de clases y los movimientos antisistémicos tienen un carácter internacional. En contrapartida, como nunca antes, el célebre llamamiento del Manifiesto Comunista ¡Proletarios del Mundo Uníos¡ logra plena terrenalidad, y consecuentemente, la revolución socialista es una perspectiva internacional, que se afirma en todas las resistencias y luchas contra el capitalismo mundial. El propio sistema pone las armas, que los trabajadores y pueblos de la tierra empuñarán para liberarse de la compleja esclavitud a la que los ha sometido el capital imperialista.
Esta dialéctica y tendencia real confirman la universalización del capitalismo y de sus sepultureros, los proletarios del mundo3, descubierta por Carlos Marx, en el siglo XIX, al señalar:
(…) el proletariado sólo puede existir en un plano histórico-universal, lo mismo que el comunismo, su acción, sólo puede llegar a cobrar realidad como existencia histórico-universal.4

En este marco histórico, las metamorfosis sistémicas del capitalismo contemporáneo lo han transfigurado drásticamente, sin embargo no han cambiado su carácter imperialista y su naturaleza antihumana. Basta hacer un breve repaso a los acontecimientos internacionales para darnos cuenta de la barbarie en que el capital somete a los pueblos del mundo.
El carácter irracional, clasista, mercantil, genocida, racista, expoliador, violento, colonialista, terrorista, enajenante y bárbaro del sistema capitalista se reproduce ahora en escala ampliada. La realidad mundial da pruebas desbordantes de las depredaciones capitalistas contra la humanidad y la naturaleza. Ambas, acreditan la espiral de barbarie capitalista en el siglo XXI.
Como lo anticipara Carlos Marx: “La producción capitalista, por consiguiente, no desarrolla la técnica y la combinación del proceso social de producción sino socavando, al mismo tiempo, los dos manantiales de toda riqueza: la tierra y el trabajador.”5
Las sociedades actuales están sometidas a las lógicas de explotación, dominación, enajenación y exterminio del capitalismo transnacional, sustentadas en el complejo de poderes estructurales conformado por:
1) La propiedad privada trasnacional de los medios de producción y de
la riqueza social tanto material como espiritual,
2) La estructura social clasista mundial,
3) La estructura política dada por una red de Estados imperiales y subalternos,
4) La estructura industrial-militar-universitaria, y
5) La estructura industrial-ideológica.
La comprensión dialéctica de este complejo poder trasnacional, posibilitará la crítica de los enfoques aclasistas, ahistóricos y metafísicos provenientes de las academias y de los intelectuales sistémicos, más interesados en mistificar el poder capitalista que en desentrañar sus bases y su verdadera naturaleza, perjudicando aún más a las clases dominadas y explotadas. Los trabajos de esta legión de intelectuales orgánicos son retóricas abstractas catapultadas al éxito mercantil, justamente por los mass media del capitalismo trasnacional.
El poder capitalista es complejo y sus dimensiones, económica, social, político, jurídico, ideológico, educativo, científico-tecnológico, militar, mediático y cultural, conforman un urdimbre sistémico que los escribidores (apologistas) del capital diluyen y fragmentan en sus especulaciones pragmáticas y cuantitativas.
No obstante, en la complejidad del poder capitalista subyace el poder real, el verdadero poder, el poder económico, madre y padre de todos los demás poderes, premisa de la dialéctica de la dominación capitalista, que no se agota en sí mismo, ni cabriola alrededor de sí mismo, sino que a la vez está perneado dialécticamente por el resto de poderes.
Por lo tanto, es necesario resaltar, el peso teórico y decisivo de la propiedad privada en la filosofía y existencia del poder capitalista, así como en la enajenación, fragmentación y esclavización de los seres humanos.
Para desmitificar el complejo poder burgués y los procesos de explotación, dominación y enajenación capitalista, es fundamental la crítica de la propiedad privada. En esta perspectiva epistémica, Carlos Marx señala:

(…) la propiedad privada no es más que la expresión sensible del hecho de que el hombre deviene objetivamente algo para sí y se convierte al mismo tiempo en un objeto más bien extraño e inhumano, de que su manifestación de vida es su alienación vital, su realización su privación de la realidad, una realidad ajena, (…).7


Luego, subraya:

La superación positiva de la propiedad privada como la apropiación de la vida humana, es, por tanto, la superación positiva de toda enajenación y, por consiguiente, el retorno del hombre de la religión, la familia, el Estado, etc., a su existencia humana, es decir, social. 8


Finalmente concluye:

El comunismo es la posición de negación de la negación y, por tanto, el momento real, necesario de la emancipación y la recuperación humanas. El comunismo es la forma necesaria y el principio energético del futuro inmediato, aunque no es, en cuanto tal, la meta del desarrollo humano, la forma de la sociedad humana.9


En consecuencia, la propiedad privada capitalista transnacional de los medios de producción (devenidos medios de explotación), esencialmente, define por una parte, la estructura de clases en el planeta y determina la producción y apropiación de la plusvalía (y capital) que genera el trabajo asalariado mundial, así como el expolio de los pueblos recolonizados; y, por otra parte, establece el carácter y la función de los Estados, el derecho y los aparatos ideológicos capitalistas tanto, metropolitanos y como dependientes, incluidos los mass media. Todos ellos constituyen la armadura militar-ideológica del orden imperialista y subyacen en todas las democracias de mercado.
La negación de la propiedad privada, de las clases sociales, del Estado y de todas las formas de enajenación capitalistas, es condición sine quo non para que los hombres y las mujeres del mundo se apropien de su esencia total como seres totales.

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA DEL CAPITAL IMPERIALISTA

Mensaje  Admin el Jue Sep 25, 2008 2:40 pm

II. CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN CAPITALISTA TRANSNACIONAL

El sistema burgués contemporáneo es una compleja red de relaciones mercantiles trasnacionales cosificadas, que mistifican a los sujetos reales y a los verdaderos procesos de valorización y producción de plusvalía transnacional, como fundamentos de la incesante acumulación de capital- imperialista.
El capital no sólo es trabajo acumulado, es fundamentalmente una relación social –capital-trabajo-, que transmuta en capital y mercancía, y lo somete a su dominio a todo cuanto toca, incluidos los seres humanos.
El capital –dice Marx- es el poder de mando sobre el trabajo y sus productos. El capitalista posee este poder, no por razón de sus cualidades personales o humanas, sino en cuanto es propietario del capital.10
Así arranca la compleja enajenación capitalista, como la pérdida por los seres humanos de lo que constituye su propia esencia y por lo tanto la instauración del dominio del objeto (en cuanto capital) sobre el sujeto. Esta perversión sistémica produce fetiches materiales y espirituales, a los que hombres y mujeres les atribuyen poderes sobrenaturales.
Este complejo proceso de metempsicosis es más ruidoso en la jungla del mercado donde todo deviene fetichismo y pura taumaturgia de los capitalistas. De este modo, el mismo capital es un ser extremadamente misterioso,11 dotado de vida propia y omnipotencia de la que carecen los demás mortales.
El trabajo científico-filosófico de Carlos Marx sobre la enajenación económica y particularmente sobre el trabajo enajenado,12 base de todas las formas de enajenación (humana, social, política, jurídica, religiosa, ideológica, científica, tecnológica, mediática y cultural) hoy adquiere, extraordinaria importancia filosófica y actualidad científica.
Al respecto, Marx, sostiene:
(…) la enajenación no se manifiesta solamente en el resultado, sino también en el acto de la producción, dentro de la misma actividad productiva. (…). En la enajenación del objeto del trabajo se resume simplemente la enajenación, la alienación que va implícita en la actividad misma del trabajo. (…) el trabajo es algo exterior al trabajador, es decir, algo que no forma parte de su esencia; en que el trabajador, por tanto, no se afirma en su trabajo, sino que se niega en él, (…). (…) el trabajo enajenado (asimismo cvc.) 1) enajena al hombre la naturaleza, y 2) se enajena así mismo, sus propias funciones activas, sus actividades vitales, le enajena también el género humano; convierte, para él la vida genérica en medio para la vida individual. En primer lugar, enajena la vida genérica y la vida individual y, en segundo lugar, hace de la segunda, en su abstracción, el fin de la primera, considerada también en su forma abstracta y enajenada.13

La enajenación económica burguesa a transformarlo en mercancía al género humano y a las mercancías no sólo en células de la riqueza de las sociedades capitalistas14, sino también en células de la esencia de hombres y mujeres del mundo., quienes para poder sobrevivir deben vender su propia humanidad.
La enajenación, ha excluido a los trabajadores, de su existencia humana, desterrándolos a una existencia sórdida, cosificada, extraños y sustraídos a sí mismos. Los ha privado de su esencia comunitaria y les ha exacerbado el individualismo, habilitándolos para la administración del hombre por hombre, para la explotación del hombre por el hombre.
El capital ha enajenado a los seres humanos tanto como a su trabajo y a los productos de su trabajo. En este proceso de enajenación los objetos producidos por el trabajo humano se enfrentan con sus creadores como algo ajeno, extraño, como un poder omnímodo e independiente, capaz de dominarlos hasta la muerte. El trabajo enajenado al capital, que tantas maravillas produce para los capitalistas, produce industrialmente miseria, angustia, envilecimiento, inseguridad, superstición, deshumanización, pragmatismo, misticismo, desesperación, estupidez, dolor, cretinismo, mutilación, ignorancia y muerte para los proletarios.
Incluso, todos los métodos, la ciencia y la tecnología para desarrollar la producción se trastruecan en medios autónomos de dominación y explotación del trabajador, lo mutilan convirtiéndolo en un ser fraccionado, lo degradan a la condición de un apéndice de la máquina. Mediante la tortura del trabajo aniquilan el contenido de éste, le enajenan las potencias espirituales del proceso laboral, lo someten durante el proceso de trabajo al más mezquino y odioso de los despotismos, transformando su tiempo de vida en tiempo de trabajo de propiedad capitalista.15
En este sentido, el capital al despojar a la humanidad de su humanidad, la ha despojado de su propia esencia y con ello ha fundado el perenne conflicto metafísico entre esencia y existencia, libertad y necesidad, individuo y género,16 teoría y práctica, abstracto y concreto, y entre materia y conciencia.
La ha transformado al mismo tiempo en mercancía integral, cautiva de la jungla de oferta y demanda.
Esta dialéctica sistémica, ha universalizado la cosificación mercantil de personas y naturaleza, lanzándolas al mercado, donde la vorágine insaciable del capital dinero, realiza el lei motiv y la esencia del capitalismo y de los capitalistas.17
En las megas fábricas se producen por igual mercancías materiales y mercancías espirituales y en sus mercados transnacionales se venden ambas al mejor postor, sin más objetivos ni ambiciones que la pesca de truculentas ganancias trasnacionales y acumular capital. La riqueza capitalista planetaria se acumula, concentra y domina a expensas de la miseria y exclusión de la fuerza de trabajo de las grandes masas desposeídas del planeta.
Bajo el imperio del dinero trasnacional, el movimiento de las mercancías -fuerza de trabajo, ideas, instituciones, leyes, educación, valores, ciencias, derechos, verdades, memorias, cultura, historia, sentimientos, artes y naturaleza- se realiza en el movimiento del capital.
Así, el capital se mueve per se, con vida propia, como alfa y omega de la esencia y existencia humana. ¡OH gran don del capital!

Como dice Shakespeare en Timón de Atenas:

¿Oro? ¿Oro precioso, rojo, fascinante?
El oro torna blanco al negro, al feo hermoso
Virtuoso al malvado; al anciano mancebo,
Valeroso al cobarde y noble al ruin
El oro…aleja al sacerdote del altar
Y retira la almohada bajo la cabeza del enfermo
Este áureo esclavo ata y desata
Vínculos consagrados, bendice al maldito
Hace amable a la lepra; honra al ladrón
Y le da rango, poder y preeminencia
En el consejo de los senadores; conquista pretendientes
A la vida provecta y corcovada
Es como un bálsamo que rejuvenece
Y pinta con los colores de la primavera
A los pacientes de pútridas lacerías
Arrojados con asco de los lazaretos,
¡Oh maldito metal ,
Vil ramera de los hombres
Simiente de discordia entre los pueblos!

Y sigue:
(…)
¡Oh, novio eternamente joven y adorado,
Fuego ardiente que derrite la sagrada nieve
En el casto regazo de Diana! Oh deidad visible,
Que unes en abrazo los dos polos
Y los haces besarse! ¡Que hablas todas las lenguas
Y convences a todos! ¡Oh, piedra de toque de los corazones¡
(…)18



En el fetichismo burgués, el capital –imperialista- es la quinta esencia del género humano, demiurgo de todas las maravillas sistémicas y sus mercados trasnacionales son las manos invisibles que deciden la vida y la muerte de los humanos, la suerte de los nuevos condenados de la tierra.
La enajenación capitalista consuma la plena desrealización del ser humano, la humanidad al pertenecer al capital –trasnacional- se ha perdido a sí misma. La alternativa al capitalismo realmente existente, es su negación radical, la socialización de los medios de producción, la superación de la enajenación y el reencuentro de la humanidad consigo misma.

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA DEL CAPITAL IMPERIALISTA

Mensaje  Admin el Jue Sep 25, 2008 2:43 pm

III. LOS MASS MEDIASISTÉMICOS: COMPLEJO INDUSTRIAL- IDEOLÓGICO-POLÍTICO Y DICTADURA MEDIÁTICA IMPERIALISTA

Mientras la armadura (militar-policíaca) estatal capitalista, defiende, mantiene, administra la violencia y garantiza las sempiternas relaciones de producción capitalistas, el derecho, la educación y los aparatos ideológicos las afianzan, sacralizan, naturalizan, legitiman y justifican. Todos desempeñan una función fundamental en la perdurable dictadura global del capital sobre el trabajo.
Entroncadas con este proceso de reproducción ampliada, la filosofía, las ciencias y las humanidades- se incorporan a los laberintos de la circulación y el consumo, ciegas pero guiadas por los taumaturgos de la mercadotecnia –marketing- y la enajenación mercantil. Por su parte, la filosofía de mercado, obsesionada por el lenguaje y los juegos académicos de moda, despojada de su dignidad epistémica sirve al capital trasnacional y ha sido confinada también al truculento negocio mediático real y virtual19.
En este marco sistémico, los medios de comunicación de masas o mass media, particularmente los estadounidenses, constituyen un complejo imperial que articula empresas, satélites, telefónicas, informáticas, prensa, radio, TV, campañas de publicidad, cine, autopistas de Internet, teatro y todas las sofisticadas tecnologías de comunicación.
Son propiedad de las oligarquías imperialistas que operan las finanzas, industrias, armamentos, drogas, prostitución y servicios en el mundo. Sus transnacionales, se han apoderado de todos los medios masivos de comunicación concentrándolos bajo un poder central y al mismo tiempo asegurándose el control absoluto de las nuevas tecnologías.
Así, los países miembros de la OCDE, con el 19% de la población del planeta, concentran el 71% del comercio mundial de bienes y servicios, el 58% de la inversión extranjera directa y el 91% de todos los usuarios de Internet Además, el 90% de la información que manejan está en inglés, a pesar de que en el mundo existen 9 mil lenguas y dialectos, sometidas a la hegemonía de aquel idioma de los mass media colonialistas.20 Noam Chomsky, afirma que la industria de las relaciones públicas es una industria enorme, muy sofisticada en EE.UU. Probablemente una sexta parte del PIB se destina al marketing, a la publicidad, etc. Y representa un elemento clave de la sociedad.21
Los mass media sistémicos son poderosos holdings empresariales, cuya función esencial es centralizar y lubricar los procesos de acumulación de capital, las “manos invisibles” de los mercados trasnacionales, los circos electorales, la dialéctica de la política sistémica, la paz sistémica y la conciliación de clases, el control y la indefensión de las clases explotadas y oprimidas, máxime la seguridad imperial, la recolonización, las operaciones de las guerras coloniales, los planes geopolíticos y el statu quo del imperialismo estadounidense.

Para Estados Unidos, el objetivo central de una política exterior en la era de la información ha de ser (por consiguiente) el de ganar la batalla de los flujos de la información mundial, dominando las ondas, (…). A Estados Unidos le interesa económica y políticamente velar por que, si el mundo adopta una lengua común, ésta sea el inglés; que si ese mundo se orienta hacia normas comunes en materia de telecomunicaciones, de seguridad y de calidad, estas normas sean armoniosas; que, si sus diferentes partes están interrelacionadas por la televisión, la radio y la música, los programas sean americanos: y que si se elaboran valores comunes, se trate de valores en los cuales se reconozca los norteamericanos.22
Los mass media sistémicos, además conforman hoy, un verdadero complejo industrial-ideológico-político.23

(…) una coalición informal y operacional a la vez, en la que convergen intereses gubernamentales, militares y comerciales que abracan las industrias de la información de los media y de la informática. (…). Lo mismo que los geoestrategas, su campo de visión es un planeta bajo control norteamericano. El medio de alcanzar este objetivo, proclama insistentemente esta coalición, es el complejo información/ media, porque confiere el poder cultural y el poder simplemente.24

En este orden de cosas, las tecnologías de comunicación/información sistémicos del siglo XXI se han transformado en las tecnologías del poder imperial. Poder omnímodo25 que excluye26, avasalla y tiende a privatizarlo y venderlo todo, incluido ciudadanos, seres humanos, ideas, valores y naturaleza.
Asimismo, los mass media son una trama orgánica ideológica trasnacional, que posibilita la realización de las mercancías materiales y espirituales en los circuitos del mercado global y la dialéctica del poder imperial en los diversos escenarios electorales y de la lucha de clases, como en las actuales guerras de recolonización estadounidense donde las nuevas tecnologías de la información, le sirven a EE.UU. para implementar sus siniestros planes de desinformación, espionaje, seguridad y propaganda de guerra.
Si la construcción de sistemas de inteligencia artificial, espionaje, rastreo y teledetección satelital han venido reforzando los tradicionales sistemas de control en las comunicaciones electrónicas, hoy, además el Pentágono ha extendido a la red Internet y a los sistemas de telefonía móvil la política de supervisión y control social para responder a los nuevos retos de los medios y tecnologías de la comunicación, reformulando incluso las bases del pensamiento político-militar sobre seguridad pública y hasta la propia cultura informativa y la doctrina del derecho a la información (…).27

De acuerdo a la nueva doctrina militar colonial estadounidense, el espacio y la actividad del ejército de la comunicación global, es un eslabón estratégico del cordón militar de protección y vigilancia del sistema imperialista mundial.28 Por lo mismo, en este circuito geopolítico mediático, el papel de las nuevas tecnologías es decisivo para el logro de los objetivos militares, las guerras imperiales.29

Las nuevas tecnologías han permitido romper antiguos patrones doctrinales, al emplearlas para aplicar nuevos modos de acción militar y nuevas formas para influir en las mentes, ya sean amigas, neutrales o enemigas. Las acciones en ambos campos, el militar y (en) el de la comunicación, son necesariamente complementarias, ya que el éxito en el terreno operativo no será completo sin el triunfo en el de la comunicación.30

Al respecto, Alejandro Pizarroso, destaca: “Siempre se ha intentado intimidar al enemigo, exagerar la propia fuerza, sembrar discordias, difundir informaciones falsas, mantener la moral de las propias tropas, etc. Quizá en tiempos de guerra o de conflictos agudos es cuando la propaganda alcanza sus cumbres más brillantes”.31 Como lo anticipara en 1917 el senador estadounidense Hiram Johnson: “Cuando empieza la guerra, la verdad es la primera baja”.32
Evidentemente la propaganda es un arma de guerra, a menudo es más eficaz que las demás armas, no sólo para “conquistar mentes y espíritus” y para las “cirugías estéticas de guerra”, sino y sobretodo para matar en silencio y consumar el dominio imperial. Con justeza Stella Callón, señala:
En los permanentemente renovados esquemas de seguridad nacional de estados Unidos, la manipulación informativa se ha convertido en el arma más poderosa que antecede al disparo de los misiles y a los bombardeos. Ahora la palabra mata, oculta crímenes brutales bajo envolturas de mensajes muy bien preparados, en diseños de guerras reales y cibernéticas, con comandos especializados, con criminales atípicos, que no llevan armas sino discursos mediáticos tan destructivos como un misil. 33

En este campo es sorprendente la semejanza entre las técnicas de propaganda, vigilancia policiaco-militar, control, coerción de las masas que utilizan la oligarquía imperialista, sus gobiernos y el sistema mediático estadounidense y las que, empleó el fascismo. También es asombrosa la dictadura anticomunista, el totalitarismo y el terrorismo de Estado del fascismo y los que ha implantado en el mundo el capital financiero.

Theodor W. Adorno encuentra en las sociedades del Occidente que vencieron al nazismo elementos de continuidad de la era fascista, como: olvido del pasado, la ambigüedad, la indiferencia, la competencia y la generación de una industria cultural acorde con los postulados de la dominación individual y colectiva. 34
Pero, las lógicas mediáticas a la vez tienen que ver también con los pingües lucros publicitarios, licencias de emisión, regímenes fiscales y legislaciones beneficiosas a sus políticas de expansión, y poco o nada con los principios y derechos de libertad, imparcialidad, objetividad e independencia -convertidos por el sistema en mitos mediáticos-, menos aún con los intereses y necesidades de las sociedades, naciones y humanidad, a pesar de que sostengan lo contrario.
Debido a los servicios que proporcionan, a los continuos contactos que genera su actividad normal y a la dependencia mutua, los poderosos pueden utilizar relaciones personales, amenazas y recompensas para influenciar y coaccionar aún más a los medios de comunicación. Estos pueden sentirse obligados a dar por buenas historias extremadamente dudosas y acallar sus críticas para no ofender a sus fuentes de información y perjudicar su estrecha relación con éstas. 35

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA DEL CAPITAL IMPERIALISTA

Mensaje  Admin el Jue Sep 25, 2008 2:46 pm

El periodista Pascual Serrano, escribe a propósito de este doblez de los medios de comunicación sistémica:
En realidad los medios son dados a mantener ese doble discurso y normalmente alardean de lo que no son. Es como con el tema de neutralidad o la objetividad, ambos son inversamente proporcionales a las veces que dicen serlo. Todos quieren presentarse ante la sociedad como defensores de la paz, pero en el fondo han jugado papeles muy importantes en la creación del odio y legitimación de conflictos.36

Así, las transnacionales han impuesto a través del complejo mass media industrial-ideológico-político, una dictadura mediática, dedicada a la industria de la enajenación. El gran capital trasnacional se sirve de las empresas trasnacionales de difusión masiva, para producir y reproducir mensajes y formas de vida, moda, conductas, estereotipos, acorde a los intereses de la gran empresa para poder enajenar y engañar a los sectores poblacionales del mundo, donde tienen intereses económicos, políticos, sociales, militares, etc. No es casual la publicación de revistas norteamericanizadas donde lo “mejor” es el modo de vida estadounidense. La gran producción de publicaciones de tendencia extranjera donde los héroes en los comics solucionan la vida a la población con sus “superpoderes sobrenaturales”. Es tal el grado de influencia de los mass media que en América Latina, casi han desaparecido la industria nacional de películas, encontrándose en exhibición en no pocas ocasiones solamente películas norteamericanas con el mismo estilo de los comics de revistas, incluso los héroes de revistas han sido “llevados” a la pantalla grande, o han creado nuevos héroes, y nuevos personajes con el mismo rol enajenante. Lo mismo podemos observar en los programas de televisión nacional, carentes en su gran mayoría de mensajes culturales y educativos. La tv está al servicio de las grandes compañías trasnacionales para promocionar productos y vender mercancías, enajenando a la población que adolece de una programación cultural. Estos medios, más que medios de entretenimiento son medios de dominación ideológica sobre el pueblo trabajador, creando una gran industria de ganancias económicas y una manipulación constante, ya que en cada hogar se cuenta con un televisor o un radio, y los mensajes tienden a reforzar la ideología dominante. El Periódico Granma publicó el 20 de junio de 1999 el discurso de Tubal Páez, Presidente de la UPEC, donde se destaca lo siguiente: El 50% de los filmes que se exhiben en el mundo, el 80% de las series de televisión, el 70% de los videos, el 50% de los satélites, el 60% de las redes mundiales y el 75% de Internet son norteamericanos. Con éstos medios los Estados Unidos de Norteamérica, influyen ideológicamente, propagando por todo el planeta la degradación de su forma de vida, “sus valores” “sus héroes”, “su moral”, etc. La globalización neoliberal de sus valores va a la par con su correspondiente globalización económica, política, cultural.
La producción industrial de pensamiento único e ideología dominantes, con lo cual el sistema completa su reproducción e intensifica al mismo tiempo la producción en cadena de mentes débiles, consumidores compulsivos, gente dócil, apocada, modelizada, obediente, competitiva, provinciana, homogénea, conformista, individualista, “exitosa”, colonizada, sin identidad ni memoria, gobiernos lacayos y pueblos alienados atrapados por el capital imperialista.
La dictadura mediática en curso, compagina con los nuevos patrones de acumulación transnacional, cuyas estrategias pasan por las guerras económicas.
En la nueva estrategia de dominio del capital estadounidense, la liberalización comercial se traduce así en una forma de guerra económica no declarada y de espionaje y control de los sistemas informativos al servicio de los intereses económicos del gran capital trasnacional.37

La dictadura mediática también está en correspondencia con las exigencias que imponen las contradicciones y las crisis sistémicas y con la seguridad imperial e interna del orden capitalista mundial, urgido en establecer sociedades totalitarias fundadas en la enajenación mediática que mitigue la lucha de clases y conjure la revolución, que acreciente y consolide el fetichismo y la cosificación humanas, que camufle la decadencia sistémica, que encubra el terrorismo de Estado y los crímenes sistémicos de lesa humanidad y que afirme la capacidad del sistema imperialista para explotar y dominar, por in sécula seculórum y per sécula seculórum –por los siglos de los siglos-.
Esto, explica en parte el predominio del embotamiento, apatía, desmovilización, prejuicios, frivolidad, miedo, complicidad, silencio, individualismo exacerbado, hegemonía del pensamiento único, fundamentalismo sistémico, simplismo y la banalidad en grandes sectores de la sociedad contemporánea.38 Como destaca, Norman Birnbaum, al parecer: “Las fronteras entre el conocimiento y la ignorancia, las ideas serias y la ficción ridícula se han desvanecido”39
Fenómenos que también, afectan paradójicamente a la mayoría de explotados del capitalismo mundial, con frecuencia víctimas del marketing electoral, del consumismo y de la industria del entretenimiento banal.
El éxito coyuntural de la dictadura mediática se sustenta en la existencia de una opinión pública sistémica, hecha a la medida de los intereses del gran capital, en naciones deshistorizadas, ignorantes y despolitizadas con sujetos diluidos, excluidos, formateados, descontextualizados y despojados de su memoria y realidad, como sucede, en Estados Unidos, al que se refiere Moncho Tamales:
(…) allí los medios de comunicación son compañías de entretenimiento que no informan de nada. El ciudadano desconoce más allá de lo que ocurre en su condado y, salvo de los sucesos del país, no tiene conocimiento alguno de lo que pasa en el mundo. Sus preocupaciones se ciñen a cuestiones locales que les han inculcado con leguajes y formatos sensacionalistas. De ahí que su visión de las cosas esté generalmente alienada por actitudes y “tics” enfermizos que responden a sensaciones que retuvo al recibir el mensaje: paranoia, tragedia, miedo. (…). Los medios han aislado a los estadounidenses en un provincialismo absoluto (…).40

Por lo demás, el complejo industrial-ideológico-político mass media imperialista no únicamente suministra materia prima para el pensamiento, sino que también lo conforma, ideologiza y atrapa. Como sostiene Nicholas Carr, refiriéndose a la red Internet: “Nunca ha desempeñado un sistema de comunicación tantos papeles en nuestras vidas –o ejercido una influencia tan amplia sobre nuestros pensamientos- como Internet. Pero, a pesar de todo lo que se ha escrito sobre la Red, se ha pensado poco en cómo exactamente nos está reprogramando. La ética intelectual de la Red sigue siendo oscura.”41
Este complejo industrial-ideológico-político genera sin cesar cultura sistémica de masas para el control político, ideológico y militar de las sociedades.42 Cultura oficial de argucias, símbolos y juego de palabras sin contenido ni argumentos, que no enseña a pensar sino a obedecer y a temer, y a través de la cual el imperio crea sociedades moldeadas, místicas, supersticiosas, ignorantes, sectarias, estereotipadas,43 prejuiciosas,44 etnocéntricas, integristas, intolerantes, mansas, sumisas y fieles, pero a la vez también xenófobas45 y racistas,46 como ocurre hoy, en la “culta” Europa y en el “civilizado” Estados Unidos.

A partir del estudio sistemático de las pautas institucionales de actuación vigentes en los medios norteamericanos, Noam Chomsky y Edgard Herman ilustran, Manufacturing Consent: The Political Economy of the Mass media, como el sistema informativo estadounidense opera como un eficaz transmisor de mensajes y símbolos culturales según criterios estratégicos de manipulación informativa, dirigidos a moldear, predecir y controlar el comportamiento público de las clases medias y los sectores populares en beneficio de las clases dirigentes.47

Pierre Bourdie refiriéndose al rol de uno los medios, la televisión advierte:
(…) pone en muy serio peligro las diferentes esferas de la producción cultural: arte, literatura, ciencia, filosofía, derecho; creo incluso, al contrario de lo que piensan y dicen, sin dudaron mayor buena fe, los periodistas más conscientes de sus responsabilidades, que pone en peligro no menor la vida política y la democracia.48

Cultura del dinero que aliena, aculturiza y produce falsa conciencia, así como cinismo como profesión de fe,49 una mercancía cara pero efectiva.
Cultura de la violencia que fluye por todo el universo humano en sus tres esferas: individual, social y natural,50 convertida por los mass media sistémicos en espectáculo sensual de entretenimiento. Se trata, como subraya Gerard Imbert, de una violencia (ya sea protagonizada, ya sea contemplada) que llega a ser una forma de identificación, de integración a un micro-grupo (de actores, espectadores). Es un culto a la violencia en cuanto a imágenes y representaciones, a unas estéticas y rituales sobre los que se reconstruyen de manera salvaje las identidades grupales y las identificaciones colectivas.51.
La cultura de la violencia sólo evidencia que el sistema neofascista de Estados Unidos, necesita una sociedad altamente controlada y reprimida.
En este sentido hay que resaltar que la televisión es utilizada con frecuencia por el sistema imperante como arma bélica, como un medio legitimador que produce una auténtica propaganda de guerra que se diseña como plan de comunicación gubernamental.52
Cultura de control que somete a todas las conciencias a un bombardeo continúo de mentiras sórdidas que se hacen verdades inocentes con cínica truculencia, siguiendo las reglas de oro del nazi Joseph Paul Goebels: “Para convencer hay que afirmar, repetir y dar ejemplos”53. “La propaganda es el arte de la repetición. No hay argumentación ni racionamiento, en los medios fascistizados buena parte de su tiempo se va en la floración de simplificaciones, esto son en esencia los telediarios del presente; “La propaganda es el arte de simplificar”, aseveró por aquel entonces el propagandaminister de Hitler, una idea potenciada por esta época”.54
A través de esta cultura de control, el ejército mediático integrado por publicistas, periodistas, comunicólogos, analistas, comentaristas, conductores, columnistas, locutores y ejecutivos sistémicos, asumen sin asco los actos de barbarie, los infames crímenes y la impudicia del Occidente y de sus gobiernos, como sucede entre otros con el Grupo de diarios de América (GDA), la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) -asociación de dueños o testaferros de los verdaderos dueños de los medios masivos de comunicación- y Reporteros Sin Fronteras, organización francesa financiada por corporaciones económicas y financieras europeas y estadounidenses que justifica la abominable práctica de la tortura, los escándalos de Guantánamo, Abu Ghraib y las cárceles secretas de la CIA sembradas en la Europa civilizada y otras partes del mundo.55
Estos paraperiodistas,56 –paramilitares mediáticos- jamás desvelan la esencia de las guerras de recolonización estadounidense, del terrorismo de Estado, de las operaciones contrainsurgentes, de los fraudes electorales, de las Guerras de Baja Intensidad, de los golpes de Estado, de los premio Nóbel, de las depredaciones naturales y humanas, del narcotráfico, de la corrupción y de las redes de prostitución, al contrario los ocultan y los mistifican, porque su objetivo central es aniquilar la conciencia social y la memoria histórica de los pueblos, y por contrario promover la extravagancia, la violencia, el absurdo y la insensatez.
Olvidan que el periodismo no es una técnica de distorsión, desinformación y prestidigitación, de realidades en movimiento, sino la herramienta para su comprensión e interpretación crítica y transformación conforme a los intereses de los pueblos del orbe. El periodismo que referimos es ético, responsable, comprometido con los intereses sociales, siempre a favor de la verdad, en beneficio de la comunidad, ajeno a los intereses de la gran empresa.
Con razón, apunta Ignacio Ramonet: “Vivimos en un estado de inseguridad informativa. La información prolifera, pero sin ninguna garantía de fiabilidad. Asistimos al triunfo del periodismo de especulación y de espectáculo, en detrimento del periodismo de información. La puesta en escena –el ensamblaje-predomina sobre los hechos”.57
En seguida, algunos botones de muestra de las “cirugías estéticas” del poder económico-mediático, máxime estadounidense, dirigidas a subvertir, amañar, tergiversar, censurar y envilecer realidades, acontecimientos, personajes, políticas oficiales, procesos, situaciones, historias, valores, responsabilidades y verdades a fin de que las clases dominantes y sus gobiernos metropolitanos , puedan implementar y justificar sin contratiempos planes y acciones antihumanas de preservación sistémica.

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA DEL CAPITAL IMPERIALISTA

Mensaje  Admin el Jue Sep 25, 2008 2:49 pm

1- Los mass media sistémicos y las sórdidas políticas de las actuales guerras de imperialistas estadounidenses.
Las técnicas y reglas de la propaganda, la desinformación,58 la censura, la masificación del engaño y la guerra psicológica, son las armas básicas de las actuales guerras imperialistas estadounidenses que los mass media las reproducen en escala ampliada. Al respecto apunta Giulieto Chiesa:
El Pentágono emite una serie de documentos que el sistema mediático mundial se encarga de difundir inmediatamente. Preparan a sus amigos. Como ellos dicen. Les preparan (y nos preparan) diciéndoles muchas cosas que entre las cuales algunas son ciertas, otras son medio ciertas, y otras completamente falsas.59
Así en la prolongada guerra colonial de los Balcanes perpetrada por el Occidente con EE.UU. a la cabeza, estas armas fueron evidentes sobre aspectos como: Ignorancia generalizada de los informadores sobre la historia de los Balcanes, omisión o encubrimiento de aspectos jurídico-diplomáticos, demonización de los serbios, silencio sobre el papel decisivo de Alemania en el conflicto, papel de la ONU, los bombardeos “inteligentes” de la OTAN actuando fuera de su territorio y la paz impuesta a través de la intervención imperialista.60
Bajo estas mismas técnicas y reglas de propaganda y desinformación Estados Unidos perpetró y perpetra su piratería imperialista contra los pueblos de Afganistán e Irak.
Al respecto:
(…) dicen que una guerra no empieza con la primera bala sino mucho antes, en la mente de las personas. Por eso justamente los medios afines trabajan sin descanso. ¿Cómo? Omitiendo informaciones relevantes para comprender un conflicto, ocultando datos, señalando rápidamente el enemigo a perseguir e incluso caricaturizándolo. Más, una vez que estalla el conflicto, llegan los “empotrados”, periodistas incorporados en convoys militares dispuestos a informar de todo lo que acontece en primera línea de fuego. Por supuesto desde la perspectiva del bando que les protege la vida.61

Mercedes Gallego, periodista “empotrada” durante cinco semanas en la Primera División de Marines de la guerra colonial contra Irak, confiesa:

Sabía que ellos no nos llevaban a un determinado sitio para que diésemos la información más objetiva posible, sino para utilizarnos como medio de propaganda. Creo que es una tentación en la que hubiera caído cualquier ejército. Pero en cada uno está ser crítico con la información que recibe, tomada con pinzas, no darle toda la credibilidad que ellos piden, y no dejarse utilizar. Había muchos días en que el General venía a contarnos una historia que yo escuchaba atentamente. (…). Él me vendía su película, pero ésa no era la película que yo quería contar.62

Más aún, si se advierte que las televisiones occidentales no pueden mostrar gran cosa, encerradas como estaban en grandes hoteles muy alejados de los escenarios de guerra, excepto claro está que lo ya consignado en los partes militares del imperio,

2- Un episodio del terrorismo de Estado peruano-estadounidense y los mass media sistémicos. En el contexto de Guerra de Baja Intensidad de cuño estadounidense contra Sendero Luminoso, el régimen fascistoide de Fujimori y Montesinos, entre marzo y abril de 1992, puso en marcha los operativos psicosociales de carácter religioso con la finalidad de empujar a una población aturdida por los estragos del terrorismo de Estado, hacia el escape de la religión. Es así como se orquesta el “milagro de la Virgen que llora”: “(…) en marzo (1992), en su vivienda del Callao, la señora Alicia Reátegui (…) descubrió que (…) la Virgen puesta en su sala tenía el rostro húmedo por las lágrimas que caían de sus ojos. Conmovida por el milagro compartió su alborozado desconcierto con los vecinos (…). En los días siguientes, la fila de peregrinos se hizo enorme con gentes llegadas de todos los distritos enterados por la televisión y los diarios que recogían con afán testimonios del prodigio. En las semanas posteriores, el hogar de la señora Reátegui se convirtió en poco menos que un santuario (…)”.63 De lo que no informaron los medios de comunicación de masas es que la Virgen efectivamente derramaba lágrimas, pero no por razones sobrenaturales, sino por efecto de una treta química registrada en los manuales de contrainsurgencia y aplicada por los servicios de inteligencia peruano con la anuencia plena y confiable de la familia Reátegui. Este operativo psicosocial era una de las tantas caras de la guerra psicológica, que según W. E. Daugherty “(…) es el uso planificado de propaganda y otras acciones orientadas a generar opiniones, emociones, actitudes y comportamientos en grupo, extranjeros, enemigos, neutrales y amigos, de tal modo que apoyen el cumplimiento de fines y objetivos nacionales”.64
3- Los temas que ocultan los corporativos mediáticos estadounidenses. Una de las estrategias efectivas de los grupos económico mediáticos estadounidense, para explotar y dominar sin tropiezos, es ocultar realidades, hechos, historias y problemas que afecten a sus intereses. Diluirlos, borrarlos, censurarlos o invisivilizarlos, escamotear la información real en torno a los mismos. Crear una lista negra de facto sobre temáticas y asuntos intocables.
En el informe 2008 del Proyecto Censura dirigido por el sociólogo Peter Phillips, se concretan conservadoramente, 25 temas censurados por los mass media sistémicos estadounidenses, tales como : El Habeas Corpus en EE.UU., la dictadura militar de Bush, la naturaleza y objetivos del Comando Africano de EE.UU. (AFRICOM), los efectos destructivos de los tratados comerciales, la construcción de la embajada de EE.UU. en Irak con tráfico humano, las razzias de la Operación FALCON en EE.UU., los crímenes de los mercenarios de Blackwater en Irak, los efectos depredadores de la invasión neoliberal en el agro hindú, la privatización de la infraestructura en EE.UU. , la apropiación de las deudas de las naciones por los “Fondos Buitre”, las trapacerías de la “reconstrucción de Afganistán”, las masacres de las tropas de la ONU, la compra de mano de obra barata de los emigrantes mexicanos por las grandes corporaciones de EE.UU., la impunidad para los criminales de guerra de EE.UU., la transmisión de la exposición tóxica a las futuras generaciones, la falta de evidencias que conecten a Bin Laden con los hechos del 11 de septiembre, la contaminación del agua que se bebe por las corporaciones y los militares, el fraude masivo en la elección presidencial mexicana, la resistencia y las luchas populares contra el neoliberalismo, la ley terrorista contra activistas por los animales, la inmunidad de EE.UU. ante la OMC por los subsidios agrícolas, la inmigración de estadounidense a México, las auto asignaciones de contratos por miles de millones de dólares para obras de infraestructura en Irak, la satanización del presidente de Irán, los beneficiarios de los recursos naturales y de la energía nativa.65
Mientras al mismo tiempo el sistema mediático mundial monta una campaña trasnacional de alta rentabilidad política para el Presidente Paramilitar Álvaro Uribe, en torno a la liberación de Ingrid Betancourt, justamente para ocultar las víctimas del neofascismo y del terrorismo de Estado estadounidense-colombiano. En Colombia existen más de 30,000 desaparecidas, 4,000 fosas comunes, miles de prisioneros y millones de desplazados, además de los ejecutados extrajudicialmente provenientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del pueblo colombiano.66
4- La noticia continuada. Manipulación y desinformación sistémica masiva: Los telediarios son verdaderos sistemas públicos, ceremonia litúrgica cotidiana con millones de feligreses orgánicos. Su función no es informar en el sentido de comprender el mundo, sino divertir a los teleespectadores y formatear sus mentes, al tiempo que se les recuerda aquello que deben saber. “Todo está montado, preparado de antemano, como ritual religioso: el horario fijo, la duración (unos 40 minutos), el presentador –sacerdote inamovible, o casi inamovible, el tono incómodo, serio, distante, casi objetivo, pero nunca verdaderamente neutro, las imágenes seleccionadas, el orden jerárquico de las noticias.”67
5- Los mass media sistémicos han observado complicidad, criminalidad, facilitación, olvido, silencio, justificación y ocultamiento en torno a la piratería histórica y actual de Estados Unidos en América Latina y El Caribe, suficientemente patentizada a través de: invasiones armadas, planes golpistas y de recolonización, terrorismo de Estado, genocidio, campos de concentración, exterminio de miles de latinoamericanos y caribeños, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, tortura, refugiados, prisioneros y crímenes de lesa humanidad contrainsurgentes en América Latina y El Caribe, perpetrados por las diversas administraciones estadounidenses, la CIA, los escuadrones de la muerte, los grupos paramilitares, los servicios de inteligencia , la coaliciones terroristas internacionales de Estado y los gobiernos cipayos del continente.
Es un secreto a voces que: “Desde las oficinas de Washington se diseñan programas de destrucción cultural para los pueblos de aquellos territorios sobre los que se han elaborado planes de reconquista colonial, como sucede en América Latina y otros países del llamado Tercer Mundo”.68
6- Anticomunismo decimonónico de los mass media sistémicos en el siglo XXI: La contradicción central capital-trabajo en el contexto de la lucha de clases del siglo XXI, sigue asumiendo todavía la forma del anticomunismo decimonónico, heredero hoy, del fascismo y del macartismo estadounidense del siglo XX.69
El anticomunismo, es una ideología totalitaria inherente al terrorismo de Estado trasnacional que ha extendido entre los mass media –y en particular entre los medios estadounidenses- una cruzada neofascista y una cultura de movilización contrarrevolucionaria70 contra la teoría y la praxis del marxismo, el comunismo y las revoluciones socialistas del presente siglo.
Además, el anticomunismo, es ideología reaccionaria, una religión chovinista y xenófoba, una paranoia sistémica, un mecanismo de control y fundamentalmente, una herramienta del terrorismo de Estado trasnacional para destruir, fragmentar, reprimir y controlar movimientos antisistémicos, organizaciones, partidos políticos, sindicatos, obreros, campesinos, intelectuales, indígenas, masas populares, jóvenes, académicos, mujeres y grupos culturales radicales71 o de inspiración comunista y marxista, identificados como amenazas a los intereses del sistema capitalista mundial.
7- Cultura de engaño que legitiman la Academia Nobel y los conglomerados mass media: El Nobel a Al Gore, halcón disfrazado de paloma ecológica, galardonado después de asesinar la memoria histórica y borrar las fechorías imperiales de la Administración Clinton de la que formó parte, responsable de las intervenciones y bombardeos de Yugoslavia, Albania, Sudán, Afganistán, Irak, Haití, Zaire y Liberia, así como del empleo de todo tipo de armas destructivas que contenían uranio que causaron el exterminio de miles de civiles dejando además una secuela de cambios irreversibles en humanos, bosques, tierras, aires y aguas.
Como se puede observar, los mass media trasnacionales mienten, demonizan, manipulan, matan, criminalizan, ocultan el genocidio y los crímenes de lesa humanidad, encubren la colonización silenciosa, violan privacidades72 falsean, envilecen, vulgarizan, caricaturizan, bastardean, intimidan, aterrorizan, provincializan, domestican y asimilan a personas, realidades, movimientos, historias, sentimientos, valores, conciencias, sentimientos y hasta diseñan y ejecutan golpes mediáticos permanentemente contra los pueblos y gobiernos que luchan contra los planes de expolio y reconquista imperialista.
Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador, son ahora los blancos de las guerras económicas, ideológicas, geopolíticas, de las razzias y sofisticadas recolonizaciones mediáticas y anticomunistas.
Frente al poder totalitario de los mass media sistémicos, se levantan un conjunto de publicaciones abiertas y medios independientes, críticos, comunitarios y alternativos impresos, de Internet, radio y televisión, como también los medios de comunicación marxistas, insurgentes y revolucionarios. Desde sus trincheras de riesgo ejercen la contrainformación, la verdadera información contra la desinformación, asumiendo los intereses y necesidades del movimiento obrero y los nuevos movimientos sociales.73
Desde la perspectiva crítica estos medios consideran que:
Son esenciales para la construcción de una sociedad cada vez más justa y democrática, la libertad de prensa, la libertad de expresión y el derecho a la información, mediante la promoción de la ética, la investigación, precisión y el uso de nuevas tecnologías en el ejercicio periodístico, así como la protección de los periodistas. Democratizar la información permite a una sociedad que se reconoce en la diversidad, confronte ideas, en contraste con los intentos de imponer la homogeneidad conceptual, en un camino que de prosperar llevaría a un deleznable pensamiento.74

Son redes y medios antisistémicos diseminados en el planeta que participan en la creación y desarrollo de una conciencia crítica mundial, como entre otros: rebelión.org, revistapueblos.org., cubasocialista.cu, revistafusion.com., primeraplana.cl, granma.cubaweb.cu, voltairenet.org., sinpermiso.info, socialismoperuanoamauta.blogspot.com., Indymedias, las cátedras Carlos Marx y Ernesto Che Guevara.75
Todos ellos están imbricados a los movimientos anticapitalistas y antiimperialistas, y a luchas sociales, políticas, revolucionarias, juveniles, indígenas, de género, culturales, artísticas, ecológicas, científico-humanísticas del mundo. Trabajan duro y libran batallas sin tregua, contra la dominación y la explotación imperialista planetaria y por la emancipación total y definitiva de la humanidad, en absolutas condiciones de desigualdad, respecto a la riqueza de los conglomerados de la comunicación sistémica, y por lo mismo los trabajadores de la información crítica están sometidos a la exclusión, cerco, represión, encarcelamiento, desapariciones forzadas, tortura, ejecuciones extrajudiciales y homicidio. Son blancos de la guerra contrainsurgente y víctimas del terrorismo de estado trasnacional, porque en el universo del imperialismo estadounidense y mundial el pensamiento crítico y libre es cada día más peligroso, porque es radical y trabaja con la verdad, informando con veracidad, interpretando cabalmente los fenómenos de la sociedad para darlos a conocer en un lenguaje coherente, transparente y accesible a la comunidad. Para enfrentar la enajenación y dictadura mediática capitalista hace falta abordarla y superarla a través del reemplazo radical del sistema imperante, socializar los medios de producción y por ende las telecomunicaciones y los espacios impresos y radio-electrónicos, en esta perspectiva debieran avanzar todos los medios comunitarios, críticos, antisistémicos, libres y alternativos del orbe.

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA DEL CAPITAL IMPERIALISTA

Mensaje  Admin el Jue Sep 25, 2008 2:49 pm

Notas:

1 Karl, Marx (2001). El capital. Libro I capítulo VI (inédito), Ed. Siglo XXI, México, pp. 101 y ss.
2 Marx, Carlos y Federico Engels (1973), La ideología alemana, Ed. Pueblos Unidos, Buenos Aires, pp. 26 y 50
3 Marx, Carlos y Federico Engels. Manifiesto del Partido Comunista.
4 Marx, Carlos y Federico Engels (1973), Op.Cit. p.38.
5 Marx, Carlos (1979). El Capital. Crítica de la Economía Política, Siglo XXI Editores, México, T. 1, Volumen 2, pp. 612-613.
6 Complejo, proveniente de la raíz latina “plectere” trenzar, enlazarde, significa sistema, compuesto por varias partes interconectadas o entrelazadas, cuyos vínculos sustentan una totalidad que no puede existir y ni explicar, por las propiedades de elementos asilados que lo integran, sino por la unidad dialéctica de los mismos
7 Marx, Carlos (1982). “Manuscritos económico-filosóficos de 1844”, en Marx, Carlos-Federico Engels. Obras fundamentales. Marx escritos de juventud, Ed. Fondo de Cultura Económica, México, p. 620.
8 Ob.cit., p. 618.
9 Ob.cit., p. 626.
10 Véase: Marx, Carlos (1982). “Manuscritos económico-filosóficos de 1844”, en Marx, Carlos-Federico Engels. Obras fundamentales. Marx escritos de juventud, Ed. Fondo de Cultura Económica, México, p. 571.
11 Kart, marx (2001). El capital. Libro I capítulo VI (inédito), Ed. Siglo XXI, México, pp. 93 y ss.
12 Véase: Marx, Carlos (1982). “Manuscritos económico-filosóficos de 1844”, en Marx, Carlos-Federico Engels. Obras fundamentales. Marx escritos de juventud, Ed. Fondo de Cultura Económica, México, pp. 594 y ss., Marx, Karl (2005). El capital, Ed. Siglo XXI, t. I, Vol. 1, pp. 87 y ss., y Axelos, Kostas (1969). Marx, pensador de la técnica, Ed. Fontanella, Barcelona, pp. 51 y ss.
13 Ob.cit., pp. 598 y 600.
14 Marx, Carlos (2005). El Capital. Crítica de la Economía Política, Siglo XXI Editores, México, T. 1, Volumen 1, p. 43.
15 Marx, Carlos (1981). El Capital. Crítica de la Economía Política, Siglo XXI Editores, México, T. 1, Volumen 3, pp. 804-805.
16 Marx, Carlos (1982). “Manuscritos económico-filosóficos de 1844”, en Marx, Carlos-Federico Engels. Obras fundamentales. Marx escritos de juventud, p. 617.
17 Marx, Carlos (1982). “Manuscritos económico-filosóficos de 1844”, en Marx, Carlos-Federico Engels. Obras fundamentales. Marx escritos de juventud, p. 617.
18 Shakespeare: Timón de Atenas, acto 4, escena 3. (Citado por Marx, Carlos (1982).
19 Bunge, Mario (2002). Crisis y reconstrucción de la filosofía, Ed. Gedisa, Barcelona, p. 277 y ss.
20 Pérez Salomón, Omar. “Globalización y comunicaciones; un acercamiento al pensamiento de Fidel castro”, en http://www.cubasocialista , 25 de agosto de 2007.
21 Navarro, Vicent. Entrevista al lingüista Noam Chomsky. “El parecido entre las técnicas de la clase empresarial estadounidense y el fascismo es muy sorprendente”, en UPEC/Rebelión, 25 de julio de 2008.
22 Schiller, Herbert. “El dominio de las redes electrónicas mundiales”, en Le Monde Diplomatique, Agosto-septiembre 1998.
23 Ramonet, Ignacio. “Los medios son el aparato ideológico de la globalización”, en http://www.rebelion.org , 6 de octubre de 2007.
24 Schiller, Herbert. Ob.cit.
25 Córdova, Arnaldo. “El terrible poder de los medios”, en La Jornada, 20 de julio de 2008.
26 Escobar, Pepe. “Los medios dominantes son un sistema colectivo de exclusión de noticias”, entrevista con Tom Engelhardt, en http://www.rebelion.org , 20 de julio de 2008.
27 Sierra, Francisco. “Medios de información y “operaciones de paz”. Las guerras imperiales en la aldea global”, en Contreras, Fernando R. y Francisco Sierra (Coords) (2004). Culturas de guerra, Ed. Cátedra, Madrid, p. 75.
28 Sierra, Francisco. Ob.cit. p. 71.
29 González-Manet, Enrique. “Usos militares de las nuevas tecnologías de información”, en http://www.cubasocialista.cu , 25 de septiembre de 2007.
30 Marín Calahorro, Francisco. “Nuevas tecnologías y conflictos en la era multimedia”, en Contreras, Fernando R. y Francisco Sierra (Coords) (2004). Culturas de guerra, Ed. Cátedra, Madrid, pp. 335 y ss.
31 Pizarroso Quintero, Alejandro (2004). “Guerra y comunicación. Propaganda, desinformación y guerra psicológica en los conflictos armados”, en Contreras, Fernando R. y Francisco Sierra (Coords). ob.cit. p. 23.
32 Citado Ibíd.
33 Calloni, Stella. “La información como arma de guerra: la palabra que mata”, en http://www.cubasocialista.cu . 22 de agosto de 2008, p. 1.
34 Rojas Andrade, Alberto. “Vigencia de la propaganda fascista”, en Rebelión, 25 de julio de 2008, asimismo véase también: Navarro, Vicent. Ob.cit.
35 Chomsky, Noam y Herman Edward (1990). Los guardianes de la libertad, Ed. Crítica, Barcelona, pp. 55-56.
36 Entrevistado por Mario Hidalgo, en “Los medios de comunicación y el negocio de la guerra”, antes citado.
37 Sierra, Francisco. Ob.cit. p. 72.
38 Fernández Serrato, Juan Carlos. “El capitán América nunca supo convencer a los malos. Leyendo a los cómics más allá de la adolescencia”, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords). ob.cit. 195 y ss. Véase además: Chiesa, Giulieto. “Guerra y mentira” el control político y militar de nuestras sociedades”, en http://www.revistapueblos.org , 29 de julio de 2008, partes I, II y III.
39 Birnbaum, Norman. “¿Superpotencia o manicomio?, El País, sábado 19 de diciembre de 1998, p. 15.
40 Hidalgo, Mario. “Los medios de comunicación y el negocio de la guerra”, en http://www.revistafusion.com , 11 de julio de 2008.
41 Internet es una máquina diseñada para el acopio, transmisión y manipulación automatizada de información y sus legiones de programadores están concentrados en encontrar el “el método único” para llevar a cabo cada movimiento mental de lo que hemos llegado a describir como “trabajo de conocimiento”. En manos de las transnacionales es un instrumento para que este trabajo sea sistémico. Véase: Carr, Nicholas. “¿Está Google estupidizándonos?, en http://www.rebelion.org , 12 de julio de 2008.
42 Fernández Serrato, Juan Carlos. “El capitán América nunca supo convencer a los malos. Leyendo a los cómics más allá de la adolescencia”, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords). ob.cit. 195 y ss. Véase además: Chiesa, Giulieto. “Guerra y mentira” el control político y militar de nuestras sociedades”, en http://www.revistapueblos.org , 29 de julio de 2008, partes I, II y III.
43 “Un estereotipo es un conjunto estable de creencias y de ideas preconcebidas que los miembros de un determinado grupo comparten sobre las características de otros grupos.”, véase; Guirdham, M. (1999). Communicating across Cultures, Macmillan Business, Londres, p. 161
44 Rodrigo Alsina, Miquel. ¿Pueden los periodistas no ser etnocéntricos?, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords) (2004). Culturas de guerra, Ediciones Cátedra, Madrid, p. 245 y ss.
45 Vázquez Medel, Manuel Ángel. “Los signos de la violencia/ la violencia de los signos. (Una reflexión contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia)”, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords). Ob.cit., pp. 103.
46 Vázquez Medel, Manuel Ángel. Ob.cit., p. 104.
47 Sierra, Francisco. Ob.cit., 77.
48 Bourdieu, Pierre (2001). Sobre la televisión, Ed. Anagrama, Barcelona, p. 11.
49 Abad Domínguez, Fernando Buen (2007). Filosofía de la comunicación, en http://www.rebelion.org , 12 de octubre.
50 Vázquez Medel, Manuel Ángel. Ob.cit., p. 101 y ss.
51 Imbert, Gerard. “Cultura de la violencia, conductas de riesgo y tentación de muerte en la sociedad del espectáculo (nuevas formas y usos de la violencia)”, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords) (2004). ob.cit., p. 236.
52 García Matilla, Agustín. “Contra la desinformación en tiempos de guerra”, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords) (2004). ob.cit., p. 353 y ss.
53 Rojas Andrade, Alberto. Ob.cit.
54 Rojas Andrade, Alberto. Ob.cit.
55 Lamrani, Salim. “Robert Ménard, de Reporteros Sin Fronteras, sigue los pasos de Washington y legitima la tortura”, en http://www.cubasocialista.cu , 4 de septiembre de 2007.
56 Maldonado, Alberto. “Los paraperiodistas disparan a mansalva”, en http://www.rebelion.org , 23 de julio de 2008.
57 Hidalgo, Mario. “Los medios de comunicación y el negocio de la guerra”, en http://www.revistafusion.com , 11 de julio de 2008.
58 García Matilla, Agustín. “Contra la desinformación en tiempos de guerra”, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords) (2004). ob.cit., p. 353 y ss.
59 Chiesa, Giulieto. Ob.cit.
60 Pizarroso Quintero, Alejandro (2004). ob.cit., pp. 37-38.
61 Hidalgo, Mariló. Ob.cit. véase además: Pizarroso Quintero, Alejandro (2004). ob.cit., pp. 24 y ss.
62 Hidalgo, Mario. Ob.cit.
63 Jara, Umberto (2007). Ojo por ojo. La verdadera historia del Grupo Colina, Ed. Páginas, Lima, pp. 159 y 160.
64 Daugherty, William E. y M. Janowitz (Eds.) (1958). A Psychological Warfare Casebook, Baltimore (DM), The Johns Hopkins Press, p. 2.
65 Legañoa, Jorge. “Lo que los grandes medios norteamericanos ocultan”, en http://www.cubasocialista.cu , 13 de mayo de 2008.
66 De Currea-Lugo, Víctor. “Ingid, la víctima”, en Pueblos, Revista de Información y Debate, martes 29 de julio de 2008, véase además: Reig, Ramón. “La terrible y triste parcialidad”, en http://www.rebelion.org , 27de julio de 2008.
67 Mellet, Pierre. (2007) “Cómo la estructura ritual del noticiero de televisión formatea nuestra mentes”, en http://www.rebelion.org , 4 de octubre.
68 Calloni, Stella. ob.cit., p. 7.
69 Indica una actitud de anticomunismo absoluto que se concreta en una visión política maniquea y en una real persecución de hombres e instituciones declaradas antinorteamericanas por ser “comunistas. Históricamente representa la culminación de la guerra fría en la política interna de Estados Unidos y coincide con los años 1950-1954, su fundador fue el senador republicano Joseph McCarthy. (Véase: Bobbio, Norberto et.al. (2002). Diccionario de Política, Ed. Siglo XXI, México, pp. 46,-48 y 920.
70 Chomsky, Noam y Herman Edward (1990). Ob. cit., p. 80, véase asimismo, Sierra, Francisco. Ob.cit., 80.
71 Que aborda y resuelve situaciones y problemas a partir de la raíz.
72 Isikoff, Michael y Mark Hosenball. “Las compañías de telecomunicaciones conspiran para evitar juicio por violaciones de la intimidad”, en http://www.rebelion.org , 3 de octubre de 2007.
73 Véase: “Contrainformación: una breve aproximación conceptual”, en Pueblos, Revista de información y debate, martes 22 de julio de 2008. Véase además: Gómez, Gonzalo. “Medios comunitarios se movilizan por la socialización del espacio radioeléctrico”, en Aporrea, 19 de julio de 2008.
74 Santiago, Carlos. “El papel de los medios en la sociedad contemporánea”, en http://www.rebelion.org, 26 de julio de 2008.
75 Estienne, Yannick. “Panorama de los medios libres y comunitarios en Francia. Medios libres contra el orden mediático”, Diagonal, 30 de julio de 2008.


BIBLIOGRAFIA:

Bobbio, Norberto et.al. “Diccionario de Política”. Ed. Siglo XXI, México, 2002.

Bourdieu, Pierre. “Sobre la televisión”. Ed. Anagrama, Barcelona, 2001.

Bunge, Mario.” Crisis y reconstrucción de la filosofía”. Ed. Gedisa, Barcelona, 2002.

Chomsky, Noam y Herman Edward. “Los guardianes de la libertad”. Ed. Crítica, Barcelona, 1990.

Daugherty, William E. y M. Janowitz (Eds.) A Psychological Warfare Casebook, Baltimore (DM), The Johns Hopkins Press. 1958.


García Matilla, Agustín. “Contra la desinformación en tiempos de guerra”, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords). Culturas de guerra, Ediciones Cátedra, Madrid, 2004.

Imbert, Gerard. “Cultura de la violencia, conductas de riesgo y tentación de muerte en la sociedad del espectáculo (nuevas formas y usos de la violencia)”, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords). Culturas de guerra, Ediciones Cátedra, Madrid, 2004.

Jara, Umberto. “Ojo por ojo. La verdadera historia del Grupo Colina”. Ed. Páginas, Lima, 2007.

Marín Calahorro, Francisco. “Nuevas tecnologías y conflictos en la era multimedia”, en Contreras, Fernando R. y Francisco Sierra (Coords) Culturas de guerra, Ed. Cátedra, Madrid, 2004.

Marx, Carlos y Federico Engels. “La ideología alemana”, Ed. Pueblos Unidos, Buenos Aires, 1973.

Marx, Carlos y Federico Engels. “Manifiesto del Partido Comunista”. OME 9, Grupo editorial Grijalbo, Barcelona, Buenos Aires, México,,1978.

Marx, Carlos. “Manuscritos económico-filosóficos de 1844”, Escritos de juventud. Ed. Fondo de Cultura Económica, México, 1982.

Marx, Carlos. “El Capital”. Crítica de la Economía Política, T.1 Vol. 2, Siglo XXI Editores, México, 1979.

Marx, Carlos. “El Capital”. Crítica de la Economía Política, T.1, Volumen 1. Siglo XXI Editores, México, 2005.

Marx, Carlos. “El Capital”. Crítica de la Economía Política, T.1, Volumen 3. Siglo XXI Editores, México, 1981

Marx, Karl. “El capital”. Libro I capítulo VI (inédito), Ed. Siglo XXI, México, 2001.

Pizarroso Quintero, Alejandro. “Guerra y comunicación. Propaganda, desinformación y guerra psicológica en los conflictos armados”, en Contreras, Fernando R. y Francisco Sierra (Coords). Culturas de guerra, Ed. Cátedra, Madrid, 2004.

Rodrigo Alsina, Miquel. ¿Pueden los periodistas no ser etnocéntricos?, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords) Culturas de guerra, Ediciones Cátedra, Madrid, 2004.

Sierra, Francisco. “Medios de información y “operaciones de paz”. Las guerras imperiales en la aldea global”, en Contreras, Fernando R. y Francisco Sierra (Coords) Culturas de guerra, Ed. Cátedra, Madrid, 2004.

Vázquez Medel, Manuel Ángel. “Los signos de la violencia/ la violencia de los signos. (Una reflexión contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia)”, en Contreras R., Fernando y Francisco Sierra (Coords). Culturas de guerra, Ediciones Cátedra, Madrid, 2004.

PAGINAS WEB

http://www.cubasocialista.cu

http://www.rebelion.org

http://www.rebelion.org

http://www.revistafusion.com

http://www.revistapueblos.org

DIARIOS

El País. España.

Granma. La Habana, Cuba.

La Jornada. México.

Le Monde Diplomatique. Francia.

Admin
Admin

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario http://cutbertopastor.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ENAJENACIÓN Y DICTADURA MEDIÁTICA DEL CAPITAL IMPERIALISTA

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.